La Molina denunciará penalmente a funcionarios de Ate



El sábado por la mañana los agentes de serenazgo de La Molina y Ate se enfrentaron por  la situación de demarcación limítrofe de la calle Bucaramanga.

A dos días de la gresca , el alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek, aseguró que denunciará penalmente al alcalde de Ate, Óscar Benavides, y a otros funcionarios de ese distrito por delitos como la usurpación de funciones y avocamiento indebido, es decir, ejecutar una resolución sin tener el veredicto.

LAS MACETAS DE LA DISCORDIA

En mayo, una vecina de Ate, identificada como Esperanza Castañeda,  solicitó a la Corte Superior de Justicia de Lima Este que ordene el retiro de varios elementos que separan su distrito del de La Molina, incluyendo los maceteros.

El alcalde Juan Carlos Zurek comentó que el Poder Judicial falló a favor de La Molina, lo cual no le agradó a Ate, y las autoridades de este distrito presentaron una apelación.

“Aunque el Poder Judicial no ha resuelto este problema, [Ate] nos envió una notificación para retirar los maceteros. El lunes íbamos a contestar que esta es nuestra jurisdicción”, dijo Juan Carlos Zurek.

Sin embargo, el alcalde Óscar Benavides indicó que procedieron al retiro de las jardineras, pues, además de la notificación enviada la semana pasada a La Molina, ya los habían notificado en junio y no hubo respuesta. La Molina asegura que no recibió ese oficio.

Para Juan Carlos Zurek, esto pertenece a su distrito, pues el límite es el canal de regadío que pasa por la calle Bucaramanga. Ate considera que es su zona y los maceteros restringen el libre tránsito.

Por otro lado, Alfredo Pezo, ex director de Demarcación Territorial de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), informo que tras la creación de la Ley de Demarcación y Organización Territorial se debió realizar un nuevo saneamiento. “El Instituto Metropolitano de Planificación debe realizar un informe y presentarlo a la PCM”, manifestó.

 







Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito