Más allá de la noticia

Marcar y Compartir

El bienestar de la infancia 
Rafael Romero
A pocos días de terminar su mandato, el presidente Alan García recién se da cuenta de que la niñez debe ser la prioridad del país. ¡Qué curioso! Pudiendo su bancada parlamentaria, la otrora consecuente Célula Parlamentaria Aprista, haber respaldado proyectos de ley a favor de la salud mental y emocional de la niñez; o pudiendo el Ministerio de Transportes y Comunicaciones haber hecho cumplir el horario familiar contemplado en la Ley de radio y televisión; o pudiendo el Ministerio de la Mujer haber sido más enérgico en la defensa y en el respeto de la dignidad de los menores de edad, ahora el Jefe de Estado se da el lujo de sermonear a todos los peruanos.

Con ocasión de la “inauguración” del Instituto Nacional de Salud del Niño, el presidente “aprista” planteó un esfuerzo común y colectivo de todos para defender a la niñez de los riesgos a los que está expuesta cada día, argumentando que la infancia debe ser la prioridad y el objetivo supremo de todo gobierno y de la sociedad en su conjunto. Además dijo que la niñez todavía tiene mucho que avanzar en nuestra patria para alcanzar el nivel de respeto que merece porque representa lo más puro y bello que hay en la vida.

Otra vez el primer mandatario nos somete a un juego de palabras que no tiene correlato con su acción política. Lo cierto es que este gobierno no ha querido llegar a la raíz del problema de la violencia contra el menor, violencia que no sólo es física sino también emocional. Es cierto que todo parte de los hogares disgregados, de las familias inestables, de la poca educación que existe en amplios sectores de la población. Pero todos estos problemas encuentran eco en la forma irresponsable de informar. Por ejemplo, cuando por rating algunos noticieros magnifican la violencia familiar, o cuando resaltan la vida de un pandillero o le dan horas de horas a noticias de comisaría. Así solo se conseguirá que, por imitación, las personas mentalmente más influenciables den rienda suelta a sus bajas pasiones, estimuladas por esa prensa amarilla.

En suma, lo que el régimen alanista no ha hecho en todo este tiempo es, precisamente, defender a la niñez, hecho que constituirá un gran reto para el nuevo gobierno que se instale el 28 de julio. Pero hay varios escenarios en los que deberá actuar el Estado y la sociedad en defensa del bienestar de la infancia: cumplir cabalmente nuestro compromiso con la Convención Internacional de los Derechos del Niño de 1989, en el que se consagra el “principio de interés superior del niño”, así como su “derecho al desarrollo”, por ejemplo, sin malas influencias mediáticas; y aprobar en el Parlamento las leyes que defienden al menor. No olvidemos que los niños también son personas.

divorcio pensión de alimentos divorcio en peru pension de alimentos