Planteamientos

Marcar y Compartir

Niñez peruana: desigualdades
Alfredo Palacios Dongo   
Dos estudios internacionales sobre la niñez fueron publicados en febrero pasado, y coincidentemente, ambos advierten que a pesar del extraordinario crecimiento económico producido en el Perú, existe una gran desigualdad de oportunidades en la vida y proceso de desarrollo infantil. El primero de ellos, como parte del estudio “Niños del Milenio”, titulado, ¿Quién se queda atrás?, fue presentado el pasado día 8 por el Instituto de investigación nutricional (IIN) y el Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade), abarca el estudio de 2,800 niños de 20 localidades del país, y según el cual, no todos se están beneficiando del crecimiento económico, y la vida es mucho más difícil para niños pobres de una zona rural con padres con poca educación, o para niños de poblaciones indígenas.

El segundo estudio del Banco Mundial y el Grade, titulado: ¿Está el piso parejo para los niños del Perú?, fue presentado el pasado día 18, e igualmente concluye que a pesar del crecimiento económico, los niveles de desigualdad entre los niños de sectores urbano, rural e indígena son significativamente desiguales, siendo muchos de ellos desfavorecidos y discriminados, y peor aún, esta desigual falta de oportunidades no es circunstancial o aleatoria, sino sistemática, condicionada al lugar de nacimiento,  género, grupo étnico o nivel socioeconómico de sus padres, aspectos que determinan sus verdaderas opciones futuras.

En este contexto, en América Latina el Perú es el más desigual en la distribución espacial de oportunidades para la niñez, marcadas por la inequitativa provisión de servicios básicos por grupo étnico, región y estatus económico. El 60% de niños de las zonas rurales es pobre –el triple que en zonas urbanas–, y según la Unicef, anualmente unos 6,000 recién nacidos fallecen antes del primer mes de vida. La desigualdad educativa por situación socio económica es alarmante y el acceso a la educación infantil temprana es reducido y desigual, especialmente en poblaciones rurales e indígenas. La cobertura del agua solo cubre 35% de hogares rurales, y en saneamiento 40% –la mitad que en áreas urbanas–. El acceso a la salud y atención médica es muy desigual en los sectores urbano, rural y poblaciones indígenas. El 18% de niños sufre desnutrición crónica en zonas urbanas, y 31% en zonas rurales, y asimismo, la anemia afecta al 50.3% de niños.

Bajo este panorama, en los últimos años el avance económico peruano ha acentuado la desigualdad de oportunidades entre los niños de las zonas urbanas,  rurales y poblaciones indígenas. La promoción de igualdad de oportunidades de nuestra niñez debe ser una política de Estado. Todos los  gobiernos deben seguir los mismos objetivos, estrategias y políticas y programas sectoriales con un enfoque en la familia y comunidad, con el fin de reducir la desigualdad infantil y lograr así una sociedad más justa.

 

 

 

divorcio pensión de alimentos divorcio en peru pension de alimentos