MEDIA COLUMNA

Esto tiene que parar

Fue un exceso que la Fiscalía le ampliara la investigación a Keiko Fujimori a 36 meses en la creencia de que con esto finalmente tendría tiempo para hallar lo que está buscando, cuando ni siquiera tiene claro qué es lo que está buscando más allá de una hipótesis.

Fue un exceso, a su vez, que Fuerza Popular presentara denuncia constitucional contra el Fiscal de la Nación por no investigar a las empresas peruanas socias de Odebrecht. La prueba de que se las investigaba es que se ha procedido a la prisión provisional de sus cinco directivos principales.

Fue un exceso igualmente que Fuerza Popular incluyera a las empresas peruanas en el mismo saco de su socia brasileña, maniatándolas y llevándolas al borde de la quiebra sobre la misma falsa premisa de que estaban quedando impunes porque no se las estaba investigando.

Se discutirá por largo tiempo si fue un exceso que el juez dispusiera, a pedido de la Fiscalía, la prisión preventiva de los cinco directivos de las empresas socias dela corrupción brasileña, existiendo opciones alternativas.

Y el exceso siguiente fue que Fuerza Popular agraviara a la Fiscalía al afirmar que, de no ser por la denuncia presentada, no habría existido la prisión preovisional de los empresarios, lo que equivalía a sostener que la Fiscalía era cómplice en un esquema de encubrimiento.

Fue un nuevo exceso que la comisión Lava Jato aprobara citar a la señora Nancy Lange en el contexto del tira y floja con el Presidente sobre el modo en que debe presentar su testimonio a esa comisión. Tan exceso fue que entre los que pidieron la citación ya hay un par de arrepentidos.

Ahora, nuevamente es un exceso el allanamiento de los locales de Fuerza Popular, que niega enfáticamente todos los cargos que le hace la Fiscalía y que en adelante tendrá que probar.

¿Y cuál será el exceso siguiente, la destitución por el Congreso del Fiscal de la Nación?

No se puede ocultar ya, para remate de todo lo anterior, la sospecha de que se está fabricando un escenario artificial para forzar la acusación constitucional anticipada contra Pedro Pablo Kuczynski y la vacancia de la Presidencia.

Este festival de excesoso no hace sino daño al Perú? ¿Qué se va a conseguir con este despliegue de violencia política? Esto tiene que parar. Ahora.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top