MEDIA COLUMNA

Perder o perder

Uno tiene que preguntarse cómo es que Fuerza Popular ha logrado ponerse en este disparadero.

Es una ingenuidad creer que este episodio será anotado como un hito en la lucha del Perú contra la corrupción. ¿Cómo recogerá estos hechos la historia del Perú? Luego de Toledo impune en el extranjero; Garcia, a quien todos creen corrupto aunque no lo sea; y Humala preso, defenestrar a Kuczynski como si fuera el símbolo de la corrupción en el país es sacrificar un chivo expiatorio.

Pero pone al Perú en peligro.

Es, por lo tanto, un acto de autodestrucción de FP.

Si este jueves logra vacar la Presidencia, cuando se haya acallado el ruido y asentado el polvo, la mayoría de los peruanos dirá que ha habido inmadurez, prepotencia y arbitrariedad.

Y, si no lo consigue, se dirá todo lo anterior y que, además, es un acto político perdedor.

No hay forma de ganar aquí. Y lo que un político exitoso hace siempre es ponerse en situaciones en que gana poco o mucho, pero gana.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top