MEDIA COLUMNA

Quebrar la mayoría absoluta

El objetivo político fue devolverle la gobernabilidad al Perú. La libertad de Alberto Fujimori fue la estrella que guió ese camino y permitió no apartarse de él. El rechazo de la vacancia de la Presidencia fue el efecto colateral.

La votación de diez parlamentarios fujimoristas liderados por Kenji Fujimori fue un acto unilateral sin condiciones. Uno que el presidente Kuczynski retribuyó, como correspondía, con la decision presidencial del indulto igualmente sin condiciones. Esta era esperada desde mucho antes de que la vacancia apareciera en el horizonte. Nunca hubo, pues, pacto bajo la mesa, negociación oculta o transacción comercial algunos. Más bien, el intento de deslucir ahora ese legítimo acto de reciprocidad es un acto de cinismo político mezquino.

Recogí con Kenji Fujimori en todo el Perú las 800 mil firmas que fundaron Fuerza Popular. Por años fui, a pedido de los fujimoristas, a dar charlas todos los viernes en la noche a los locales de Fuerza Popular en todo Lima, desde el Callao hasta Chosica, desde Ancón a Pucusana. Por años también hice La Hora del Chino en la radio todos -los sábados muy temprano. Recuerdo que escribí buena parte del discurso de Keiko Fujimori el día de la fundación de Fuerza Popular en el coliseo Dibós. Alguna autoridad tengo para hablar de esto.

Desgraciadamente, el partido que ayudé a formar se convirtió en una organización política autoritaria y antidemocrática que puso en peligro la gobernabilidad al apoyar una vacancia que habría precipitado al Perú al abismo. Por eso, para recuperar la gobernabilidad, había que quitarle a Fuerza Popular la mayoría absoluta en el Congreso.

Hoy Fuerza Popular ya no puede por sí solo censurar ministros, ni insistir en leyes observadas por el Ejecutivo, ni modificar o aprobar leyes orgánicas. En adelante, tendrá que concertar para hacer todo eso.

La intención es recomponer esa mayoría en adelante cada vez que sea necesario, pero de manera consensuada ahora con otros grupos, comenzando por el de los propios fujimoristas que tomaron la valiente decisión de impedir la vacancia de la Presidencia.

Y por fin Fuerza Popular podrá madurar como partido.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top