Sin querer queriendo

Dijeron que no había tiempo para debatir un tema tan técnico. Que detener la ruptura de la cadena de pagos que está paralizando la economía y que ha causado ya la quiebra de 169 empresas constructoras, de un total de 450, y dejado sin ingresos a 60 mil familias trabajadoras, debería esperar hasta mediados de marzo.

Pero en la sesión conjunta de las comisiones de Economía y Justicia convocada para hoy por la bancada del gobierno, a Fuerza Popular no le quedó más remedio que debatir lo que no quería considerar y pretendía postergar.

Se vio atrapada por la fuerza de los hechos. La presión de la opinión pública, escandalizada de la penosa declaración de Fuerza Popular de que no debatiría el tema sino hasta el comienzo de la legislatura en marzo, obligó a Fuerza Popular a entrar en materia a su pesar. Tan notorio fue su cambio de ánimo que, hacia el final de la reunión, se felicitaba con entusiasmo de haber hecho 26 o 27 aportes para ser incorporados al proyecto del Ejecutivo.

Con ello, demostró sin querer queriendo que su oposición ocasionalmente es constructiva.

Lamentablemente, no fue esto lo que quedó en primer plano, sin embargo. A lo largo de las horas del debate, Fuerza Popular no cesó de cada cierto tiempo de reincidir en su actitud negativa al verse obligada a opinar sobre lo que no quería opinar. Sus aportes al cabo parecieron entonces malhumoradas anotaciones a pie de página antes que, como pudo ser, gestos de respeto y generosidad no con el gobierno sino con el país, sus trabajadores y sus empresas.

Al cabo, Fuerza Popular terminó imponiendo su parálisis. Obtuvo un plazo de treinta días adicionales de espera para evaluar temas tan técnicos. Lo gracioso, si no h¿fuera por las nuevas quiebras que ocurrirán en ese plazo- es que terminaron pidiendo lo que era el plan B de la ministra desde el principio.

Lo que quedó en claro hoy, entonces, es que Fuerza Popular no ha aprendido la lección de los eventos recientes que produjeron la quiebra de su mayoría absoluta. Como comenta José Quesada, va a ser imposible verla organizar por segunda vez la vacancia de la Presidencia mientras colabora al mismo tiempo con el gobierno en detener la destrucción de la economía.

Son cosas incompatibles.

ico-blogueros

Otros artículos relacionados

Top
Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]

Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]