¿Sobrevivirá GyM?

La acción de Graña y Montero abrió hoy en la Bolsa de Lima en 2.36 soles y cerró en 2.30. Hoy perdió más de cuatro por ciento de su valor.

El pasado 6 de noviembre, seis días atrás, la misma acción había llegado a los 3.30 soles, un dólar. Hoy la acción vale 70 centavos de dólar. En la semana pasada –la segunda más negra de su historia- , la empresa ha perdido algo menos de un tercio de su valor en soles.

En la bolsa de Nueva York, la acción de Graña y Montero cerró hoy en 3.55 dólares. Valía 5 dólares cinco días atrás. Valía 20 dólares cinco años atrás.

Esta es la tragedia de la empresa peruana que llegó a ser la primera en ingeniería en el país. Ha caído bajo el contagio de la corrupción brasileña, real o presunto. Desde el punto del vista del mercado de valores da lo mismo.

El puntillazo final se lo ha dado el Congreso al incluirla en las limitaciones operativas que el gobierno impuso a la corrupta constructora brasileña.

Cualquiera sea su versión, nadie la creerá. Para los contribuyentes, la empresa se prestó a colaborar en la venta a los peruanos de unos megaproyectos sobredimensionados con precios sobrevaluados de manera tan desmesurada que no podía pasar inadvertida para quienes tenían larga experiencia en obra pública.

Pero nadie dijo nada. Me pregunto qué dirán hoy de este descalabro sus ingenieros, sus demás trabajadores, sus proveedores, sus clientes.

En el corto plazo, la empresa será mantenida a flote por los bancos, que únicamente así podrán eventualmente cobrar su deuda. Más allá de eso, solo el mercado dirá si la empresa hallará un día el camino de vuelta al respeto de los peruanos.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top