Luis Pardo Altamirano

Acerca de Luis Pardo Altamirano:

Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Educador ( Lengua Española y Literatura), Promotor Cultural, Maestría en Relaciones Públicas. Articulista y Editor de Opinión, Redactor diario Expreso Web.

¡ACF: El Huracán del Oeste!

  • Fecha jueves 1 de diciembre del 2016
  • Fecha 9:05 am

No sé si decir bendito o maldito noviembre 2016, penúltimo mes del año que concluyó de manera atroz para el alma, de forma telúrica  para las emociones, de modo trágico para los corazones. Desde Larcomar hasta Chapecoense; desde Brasil hasta Colombia.

Qué podría importar si una cuestionadísima exprimera dama regrese o asegure su chamba y frejoles en Suiza, mientras demandábamos más y efectiva acción a las autoridades por la inseguridad ciudadana, corrupción y narcotráfico que nos ahoga. Qué mayor preocupación, decíamos, sobre los paros regionales, las sequías, incendios forestales o la hoguera de amor que profesaba un flechado ministro en defensa de indebidos asensos económicos, laborales y de lecho.

Ni el verdoso uniforme del dictador que se fue, apena tanto como aquel encendido verde carioca que se volvió celestial al privarnos de unos virtuosos del balón que hoy encumbran al deporte rey a costa del dolor de no tenerlos más.

chapecoense-2

Duele en el alma aquel sentir que identifica a  un equipo, a un club, a un país, una región o al mundo entero que, con asombro indescriptible, llora por sus guerreros benditos de meteórica hazaña en el verdor de los campos, de sus camisetas, de sus corazones. Un auténtico huracán de felicidad, de belleza, de vida y color, de color y vida que sigue latiendo en ese niño por nacer, en ese estadio por llenar, en esa familia sufriente en Navidad al ver opaca esa bombilla verde que adornará el árbol.

Nosotros los peruanos sabemos de ese dolor, porque igual nos desgarramos cada 8 de diciembre, desde 1987, en que la pena morena hasta el cielo llega, resignándonos al último adiós de unos angelitos negros que en el alma llevamos.

Fuerza hermano del Brasil que tu pesar es el nuestro, Ánimo pueblo chapecoense que tu dolor es compartido, porque no hay fronteras ni límites cuando el corazón es uno solo. Mientras tanto, sigamos pintando la vida de color verde,  para que eso nos recuerde que lo último que se pierde, es la esperanza. Mientras tanto Chapecó, la vida avanza y tú tienes que hacerlo con ella.

 

ico-blogueros

Otros artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito