¿Los ‘garantes’ de Sendero y el MRTA?

Serias contradicciones iniciales –que luego se han ajustado para aminorar las críticas– han surgido: mientras el ministro del Interior aseguraba que sí hubo apología al terrorismo en la ‘infiltración’ del senderista Movadef en la marcha de la CGTP, el director de la Policía indicaba que no era así. Si además de ello el director policial dice que confundieron a movadefos con cegetepistas, cómo así el ministro puede asegurar que la policía ‘los tiene monitoreados, registrados’ y que los conocen ‘más que ellos a sí mismos’.

Estos descuadres confunden e inquietan a la ciudadanía que recela de los avances –en apariencia ‘democratizadores’– de sus antiguos agresores; y con los que, por cierto, y legítimamente no quiere ‘reconciliarse’. Alimentan además los índices de desaprobación al gobierno y debilitan la idea de que es cierto de que “se tiene una estrategia… un protocolo muy claro” de lucha contra el Movadef como dice Basombrío.

Por su parte las oposiciones parlamentarias tienen una responsabilidad en acelerar y llenar los ‘vacíos’ aplicables en la legislación antiterrorista que no colisione con la normatividad interna constitucional y la internacional a la que estamos adscritos. La guillotina, por lo pronto, amenaza el cuello del ministro como ‘solución’ inmediata vislumbrándose una atmosfera de tensiones similares al que se tuvo con el otrora ministro Saavedra convertido en ‘intocable e irreemplazable’. El desenlace ya lo conocemos.

A este escenario de contrasentidos se suma el reciente ‘error’ de haber puesto la imagen del entierro de la senderista Edith Lagos –convertida por ello en ‘tendencia’ en las redes sociales– en un video del Frente Amplio; además la imprudencia de un congresista frenteamplista de llamar ‘presos políticos’ a los del MRTA.

Todo este entrevero de posturas funcionales al neosenderismo-emerretista está también sazonado por el afán de ciertos medios radiales y televisivos de presentar a los operadores del Movadef en ‘debates’ en los programas políticos de gran audiencia. Una ingenuidad, por decir lo menos, que sirve a los fines propagandísticos dirigidos a los jóvenes que no vivieron el desangramiento subversivo y que no tienen ni idea de quien es Guzmán [para muchos hoy, el ‘profesor filósofo’]. Cierto es que los medios pueden y deben emprender campañas informativas que recuerden, precisamente a quienes no lo vivieron, las actividades criminales del pasado. Lo peligroso está en favorecer, con micrófonos y cámaras, las estrategias de poder de los grupos de fachada y de sus apologistas.

El senderismo y el emerretismo reciclado no van solos. Cuentan con facilitadores directos e indirectos que piden ‘no victimizarlos’, dejarlos introducirse al sistema político sin ninguna cautela. Estos ‘garantes’ parecen así colocarles el polo blanco [tal como se ha hecho de manera riesgosa vía el ‘acuerdo de paz’ entre el santismo y las narcoterroristas FARC en Colombia] sobre el polo rojo que aún llevan y que pueden mostrar dependiendo de si los peruanos les allanan o no su incorporación ‘democrática’.

¿Es esta suerte de chantaje político el que se viabiliza al asegurar que ‘no son un peligro’ para el país? ¿Asumirán los ‘garantes’ la ‘lucha ideológica’ que recomiendan para enfrentarlos con el mismo ahínco con el que piden ‘no victimizar’ a quienes escudan las acciones de terror del pasado cometidas por los llamados ‘presos políticos’ del presente? ¿No es acaso, para que se pueda actuar, solo ese hecho de catalogar como ‘prisioneros políticos’ a los terroristas una muestra clarísima de apología? 

Nada, absolutamente nada garantiza a los peruanos que los organismos de fachada de Sendero Luminoso y el MRTA no apuesten por la violencia a largo plazo. O de que en algún momento surjan posibles nexos subterráneos con grupos armados que pueden ir pululando de manera progresiva alrededor de algunos ‘conflictos sociales’ al interior del país [como está ocurriendo en Chile].

Es posible que, por la memoria de las miles de víctimas de la agresión terrorista que vivió el país, la ciudadanía exija cada vez con más energía al gobierno ‘pepekausa’ a tomar la iniciativa de formar consensos y marcar la línea entre la ingenuidad y la precaución firme e inteligente.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Cree que el Estado debe hacer algo frente a la arbitraria decisión de Western Union de obligar a sus usuarios a cobrar las remesas en soles y no en dólares, como se envían?

    Cargando ... Cargando ...
Top