ESTADÍSTICAS Y AHIJADOS EN EL PODER

PREGUNTA:

Estimado Dr. Permítame aludir a datos oficiales: al 30 de junio del 2014 en el Perú, somos 30 millones 814 mil 175 personas, crecemos anualmente en 339 mil personas. La población mundial alcanzó los 7 mil 244 millones de habitantes, aumentando anualmente en 82 millones de personas. Durante el año 2013, se inscribieron 1 mil 435 nacimientos por día y 60 cada hora. ¿Imagina la cantidad y calidad de profesionales en el Perú? ¿Cómo es posible que la abogada-esposa del congresista Héctor Becerril sea contratada por el procurador Wagner Vidarte Montenegro como integrante del equipo de abogados del Consejo Nacional de la Magistratura? Justamente cuando se van a nombrar a Jueces supremos. Otra “perla” es la denuncia en el Congreso contra el consejero ex Juez Supremo y hoy  consejero del CNM Baltazar Morales por nombrar como asesor al enamorado de su hija. Muchos colegas tienen grado de magister y estudios de doctorado con el pecado de no tener “padrinos” en el poder ¿Es justo?

 

RESPUESTA:

Con agrado leo que, se encuentra bien informado, a sus inquietudes justamente enervadas, anoto que al 2010 y según estadísticas ANR 56,358  profesionales estudiaban Post Grado, por lo que nos imaginamos cuántos profesionales debidamente calificados podrían trabajar en puestos importantes sin tener la “benevolencia” de tener algún vínculo con personajes en el “poder” ¿Será por ello que, al 2014 según el INEI, 170 mil profesionales peruanos trabajaban en el extranjero?

Además, el Banco Central de Reserva afirmó que el 40% de los profesionales del Perú se encuentra subempleado, por último, el Banco Mundial confirma que en el 2017, México, Perú y Chile lideran el ránking de la tasa de graduados de instituciones educativas superiores en Latinoamérica.

A su pregunta, tenemos el artículo 1° de la Ley 26771 sobre el nepotismo que establece: “Los funcionarios, directivos y servidores públicos, y/o personal de confianza de las entidades y reparticiones públicas conformantes del Sector Público Nacional, así como de las empresas del Estado, que gozan de la facultad de nombramiento y contratación de personal, o tengan injerencia directa o indirecta en el proceso de selección se encuentran prohibidos de nombrar, contratar o inducir a otro a hacerlo en su entidad respecto a sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, por razón de matrimonio, unión de hecho o convivencia. Extiéndase la prohibición a la suscripción de contratos de locación de servicios, contratos de consultoría, y otros de naturaleza similar”.

En puridad, debe modificarse técnicamente esta normativa y por cierto, el Congreso podría destituir a los integrantes del CNM. ¿Lo hará? ¡Permitirme sonreír¡

CONSULTORIO JURÍDICO DR. WALTER  MENDIZABAL

Pueden remitir sus preguntas a:   waltermendizabal@hotmail.com

 








Top