Su obra “Vallejo en los infiernos” ya alcanzó 10 ediciones

El camino de González Viaña

En la línea de los grandes novelistas americanos, este autor peruanoha construido un relato que no solamente abarca personajes humanos sino pueblos y sociedades.

El 2017 apareció “El camino de Santiago”, novela de Eduardo González Viaña que resultó entre las tres finalistas del concurso mundial de la editorial Planeta. Publicada en julio pasado por esa casa editora, no tardó en alcanzar una edición estadounidense.

La historia transcurre en el tiempo actual y enfoca el camino de Santiago, un joven que desde niño ha tenido que vivir huyendo. Es hijo de la maestra asesinada en una comunidad de los Andes peruanos que el texto llama Accobamba para disimular la verídica historia de Accomarca. Tenía cinco años de edad cuando el ejército arrolló este pueblo, mató y quemó sus 69 habitantes y se dio la orden de que no quedara uno vivo que sirviera como testigo. El niño ha debido cambiarse de nombre muchas veces y, por fin, ingresar en el territorio norteamericano donde espera la redención.Avanza por el desierto de Arizona donde el calor extermina a los viajeros ilegales. Recorre un camino de una extensión equivalente a la mitad de la costa peruana. Al final, comparte un jeep con un comandante retirado del ejército peruano. Se trata de Telmo Colina, el hombre que dirigió la masacre de Accobamba. Ninguno de los dos conoce la historia del otro.

En la ruta, los esperan tanto espejismos como aventuras atroces y desenfrenadas.  Sin embargo el candor del muchacho y su esperanza de encontrarse con una maravillosa compañera de chat trazan maravillosas e ingenuas historias de amor.

La novela se desarrolla en dos escenarios gigantes. El primero está localizado en los Andes del Perú durante los tiempos del conflicto interno. Allí, Santiago y una niña campesina van a recorrer el mundo, hablar con Apus y Wamanis y pasarse años huyendo de una furia perversa.El otro escenario es el desierto de Arizona. Allá, las tormentas de arena, la inclemencia del sol, el narcotráfico, los hombres de la arena y los pueblos fantasmas se coaligan para fundar un mundo sin pájaros, sin árboles y, a veces, sin cielo. La prosa de González Viaña deviene lírica, bíblica y dantesca en la fundación de un mundo de ficciones que no conoce paralelo.

“El camino de Santiago” es una novela fácil para el lector común y corriente, pero difícil para el crítico de revistas y periódicos. Ello se debe al hecho de que no va a encontrarse términos de referencia comunes que conecten esta obra con la de otros narradores. Va a ser difícil descubrir etiquetas, barreras o límites que permitan una fácil inserción dentro de alguna escuela conocida.

“El camino de Santiago” cerró el año 2017 con una creación insular, extraña y maravillosa, plena de simbolismos religiosos y místicos al mismo tiempo que testimonio del tremendo holocausto que convirtió los Andes del Perú en territorios de guerra étnica. Es la novela de un peruano que más se asemeja a una visión. Es una obra maestra.

Catedrático en EE.UU.

González Viaña es, desde hace varias décadas, catedrático en los Estados Unidos. En los últimos años ha publicado diversos libros de cuento y novela inspirados en la inmigración hacia las vastas soledades de Norteamérica. Además, su adhesión sin límites a César Vallejo lo ha hecho autor de una novela biográfica llamada “Vallejo en los infiernos”, la misma que ya alcanzó 10 ediciones y diversas traducciones.

Escribe: Harold Alva


Top
Caos en Universidad Villarreal por designación de docentes

Caos en Universidad Villarreal por designación de docentes