SINGULAR ANTOLOGÍA DE RELATOS “SEXO AL CUBO”

La piel que ellas habitan

  • Fecha jueves 14 de septiembre del 2017 | 5:25 am
  • Tag

Veintisiete narradoras ofrecen una visión original sobre la sexualidad femenina.

“La mujer no nace, se hace”, escribió Simone de Beauvoir en “El segundo sexo”. Pero la pensadora francesa no cuestionaba a la biología, sino a una visión cultural dominante donde la mujer deviene en el Otro absoluto y en lo abyecto para el hombre.

Por eso gratifica la aparición de “Sexo al cubo. Veintisiete relatos sobre la sexualidad en el Perú escritos por mujeres” (Altazor, 2017), selección y prólogo por José Donayre Hoefken. Esta es una publicación singular en el catálogo de libros ficcionales de autoría colectiva y femenina, que a contrapelo del título, incluye relatos de refinado erotismo, así como otros textos más explícitos pero que sobrepasan la acostumbrada banalidad del anecdotario pornófilo.

Eros y Tánatos convergen en “Teriyaki” de Leyla Bartet, uno de los mejores cuentos de esta antología, en el cual se ofrecen dos perspectivas del acto carnal como placer del paladar. La autora emplea similar técnica narrativa de “Rashomon” (nos referimos a la película de Kurasawa, basada principalmente en el cuento “En el bosque” de Akutagawa, y no, como se sugiere en el relato de Bartet, al cuento homónimo).

Mencionemos otros hallazgos. Si en “Teriyaki” prima lo olfativo, en “Llamada de agua”, de Aliza Yanes, se indaga sobre las posibilidades del tacto en una relación erótica/mitológica con el agua.  “Mujeres apasionadas”, de Carmen Ollé, confronta dos formas de sobrellevar la atracción sexual y el amor entre mujeres, en un relato que nos recuerda el objetivismo descriptivo del nouveau roman o quizá ligeramente a Bellatin. “El último grito” de Nastia T., un cuento distópico sobre la pérdida de identidad, también puede leerse como una alegoría en clave sadomasoquista de nuestros tiempos. “Luna oscura”, de Aurora Seldon, una historia de enamoramiento en Lamas avanza en dos planos que se intersecan como en “Continuidad de los parques” de Cortázar. También en “Escrito en el cuerpo”, de Mixha Zizek, convergen dos historias paralelas, que combinan crimen y sexo, relato y prosa poética. O “Hambre”, de Marie Linares, una historia erótica en medio del deterioro, con ecos kafkianos.

Desde otro acercamiento, el deseo puede manifestarse como tentación/temor por lo desconocido (“Dulce compañía”, de Fortunata Barrios), la atracción olfativa por un extraño en una librería (“Sueñan las libreras con lectorxs eléctricxs?”, de Ana Bustinduy), una indagación esquemática sobre el hombre correcto (“Investigación”, de Bethsabé Huamán) o por medio del maquillaje del cuerpo (“¿Sexo al cubo? Cuerpo para diseño” de Ana María Intili).

Hans Mayer en su ya clásico ensayo “Historia maldita de la literatura” escribía que las imágenes que las mujeres reconocían como parte de su identidad estaban heterodeterminadas, es decir, impregnadas del sello masculino. El triple tópico de Juan de Arco, Judit y Dalila, se transformaban en los personajes femeninos de la novela moderna en la mujer supersticiosa y confusa (en conflicto con la razón y la sinrazón), en la heroína burguesa y en la vamp o femme fatale, respectivamente.

“Sexo al cubo” es un intento de ofrecer una imagen autodeterminada por el género. Como anota Donayre en el prólogo, la mayoría de relatos son un “ejercicio de liberación” y una reivindicación (política) del placer sin cortapisas ni tabúes religiosos.

La transgresión de los roles

Entre los relatos más desenfadados, resaltan “Andoas” de Micky Bolaños, “Puto K” de Leslie Guevara, “A solas” de Claudia Incháustegui, y “Labios ajenos” de Jennifer Thorndike, este último es también un reclamo por la ambigüedad y la transgresión de los roles sexuales  Las pulsiones lésbicas están presentes, aparte de los relatos de Ollé y Zizek, en los de Violeta Barrientos, Joya Benites, Magali Bolívar, María Luisa del Río, Karen Luy de Aliaga y Patricia Miró Quesada.

La antología es parte de una serie de colecciones temáticas que publica la importante editorial independiente Altazor.

 

ARTURO DELGADO GALIMBERTI

Noticias de una categoría relacionadas

Top