LA DECEPCIÓN DEL COLABORADOR EFICAZ

Josef Maiman: “Saqué el pecho por Toledo y me equivoqué”

“Estamos ya en una situación potencial de conflicto”, afirma empresario, y lamenta que una relación de tantos años se haya venido abajo.

Josef Maiman, empresario y multimillonario peruano-israelí, sospechoso, en los casos de Ecoteva y Odebrecht, de haber ayudado al expresidente de Perú Alejandro Toledo a lavar fondos, habló en exclusiva del deterioro de su relación y de cómo se sintió “utilizado”.

“Yo saqué el pecho por Toledo y me equivoqué”, reflexionó en su salón en la localidad costera israelí de Herzliya Pituah, en relación con su asunción de responsabilidades en el caso Ecoteva, cuando surgió hace cuatro años.

“Se me utilizó. Cometí el error de salir a ayudar a un amigo”, algo que siente que a la larga le perjudicó, “entre otras cosas porque [Toledo] venía con múltiples versiones, no necesariamente ajustadas a la realidad”.

El hecho de que el expresidente respondiese al escándalo señalando a Maiman como receptor del dinero –veinte millones de dólares que supuestamente Odebrecht entregó a cambio de la concesión de tramos de la Carretera Interoceánica Sur– derivó en la ruptura de una amistad que había durado cerca de cinco décadas.

“Cuando surgen todos estos problemas, yo por momentos me siento una mezcla de desilusionado y un poquito utilizado. Y causó que las relaciones comiencen a estropearse”, argumentó el empresario, quien repitió que su intención en todo momento “fue tratar de ayudar al amigo”.

“La línea de ellos es: Háblenle a Maiman. Y yo no estuve en el colegio, profesora, yo no rompí el vidrio, no vine ese día, lo cual no necesariamente reflejaba quién tomó la piedra y quién rompió el vidrio”, afirmó, midiendo sus palabras para defenderse sin acusar.

SIN CONTACTO

En estos momentos no mantiene comunicación con el antiguo amigo y cree que “está un poco preocupado” por su declaración a la Fiscalía, con quien ha llegado a un acuerdo de colaboración eficaz.

“Hay un silencio por las dos partes, evidentemente estamos ya en una situación potencial de conflicto. Di testimonio en Perú solo una vez y saqué el pecho por él, lo cual no necesariamente fue una decisión sabia. Pero no quiero entrar en detalles, voy a testificar cuando llegue a juicio, si se me invita, y asumo que se me va a invitar”, agregó.

“Yo estoy dispuesto a explicar la operación [del caso Ecoteva] tal cual fue, pero sin echar culpas. Estoy dispuesto a contestar lo que se me pregunte”, afirmó.

Pero por ahora no quiere entrar en detalles “ni responder a si he dado documentos. Ni comentar nada respecto a los 20 millones, ni quién dio qué. Lo que tenga que decir lo diré en el juicio”, señaló.

Toledo, añade, “era el centro del huracán, toda la artillería estaba contra él, trató de defenderse como pudo y evidentemente entre los platos rotos, acabaron rompiendo partes de mi plato. No quiero prejuzgar, cada persona reacciona distinto a la presión; yo lamento que una relación de tantos años se haya venido abajo”.

“Creo que lo que Alejandro debería hacer, que no sé si en algún momento le han ofrecido, es volver al Perú, con la garantía de que podrá defenderse desde su casa y no desde la cárcel”, bajo una prisión preventiva que no le parece “ni razonable, ni que dé dignidad al Perú”.

“Lo que le da dignidad al sistema judicial es que haya un juicio” y si tiene que haber una condena, que se imponga, manifestó.

Maiman rememoró su relación con Toledo, que comenzó hace ya medio siglo, cuando ambos eran estudiantes de Economía y jugaban al fútbol, antes de viajar a completar estudios en Estados Unidos.

“Fuimos de los primeros economistas graduados que trabajaban en el campo” y coincidieron trabajando como economistas para el Banco Central de Reserva de Perú y dando charlas en universidades, con una relación intermitente durante años. “No nos veíamos con frecuencia, pero cuando nos veíamos era como si nunca hubiéramos dejado de vernos”.

“Diría que era una relación muy cercana”, que estuvo en suspenso unos años cuando Maiman emigró a Israel en 1972.

“Antes de que se convirtiera en Presidente, logramos encontramos una serie de veces y me habló de su ambición política. A mí me pareció divertidísima la idea. No podré decir que lo apoyé, pero definitivamente quería que ganase, creo que era sano para el Perú en ese momento y, al final del día, grande [fue] la esperanza y grande la decepción”, narró.

Aseguró que “ser amigo del presidente cuando está gobernando es casi mejor que ser presidente” porque “tiene todas las ventajas y ninguna de las responsabilidades”.

Su memoria está repleta de anécdotas, como un almuerzo en Lima con el rey Juan Carlos I de España, en el que le preguntó a Toledo: “¿Fue difícil?”, y este contestó: “Sí, tomó quinientos años”.

“Era divertido ser expuesto a esa clase de situaciones”, dijo, y remarcó que el que “un peruano de origen indígena y de clase muy modesta llegase por primera vez al Gobierno” era “una historia extraordinaria”.

“Toledo llegó donde llegó por fuerza propia, y por fuerza propia, por algún motivo, se autodestruyó. Forma parte de la tragedia del Perú. Es en realidad un personaje trágico en muchos sentidos”, estimó.

“Había una gran esperanza de que [su elección] causara un cambio profundo en la estructura de la sociedad peruana, pero no fue el caso”, lamentó.

Respecto a las acusaciones de Odebrecht a Toledo, aseguró que “obviamente, entre todos los políticos peruanos, es el más débil políticamente. Por consiguiente, se está concentrando todo el fuego sobre él. Lo cual no le exonera, en absoluto”.

DESCOORDINACIÓN

En otro momento, Yosef Maiman criticó la “descoordinación” de la Fiscalía peruana y los excesos de un sistema judicial que “abusa de la prisión preventiva” y que le ha causado “un daño irreparable”.

“El daño que me han hecho es irreparable, también desde el punto de vista personal”, dijo Maiman, quien añadió que ha afectado a sus negocios por el perjuicio a su imagen por la forma en que se ha encauzado judicialmente el caso de supuesto soborno a Toledo de Ecoteva.

A raíz de este hecho, en el que Maiman es sospechoso de haber ayudado a Toledo mediante la empresa Ecoteva a cobrar de la brasileña Odebrecht un soborno de veinte millones por la licitación de una carretera, un juez dictó su prisión preventiva de 18 meses.

Ese dinero, según declaró el representante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, acabó en la empresa Ecoteva, con sede en Costa Rica e inversiones en Perú, y desde allí se utilizó para adquirir propiedades a nombre de la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, y pagar hipotecas del expresidente.

La prisión preventiva, recientemente retirada tras llegar a un acuerdo de colaboración eficaz con la Fiscalía, le fue impuesta, aseguró, “por el único delito de no vivir en el país ni tener arraigo ni empresas en Perú” y que le llevó a considerar seriamente “acudir al tribunal en San José [Corte Interamericana de Derechos Humanos]”.

“Es complicado y desagradable, posiblemente es uno de los episodios más desagradables” de su vida, admitió.

También lamentó la falta de coordinación entre los distintos órganos que llevan el caso. “Hay mucha, llamémosla descoordinación, entre las fiscalías, el Poder Judicial, el Ministerio Público. Hay mucha competencia entre jueces, entre investigadores”, protestó.

“Se está haciendo una pelea mediática. Puede haber alguien que sale con una cierta denuncia y obtiene una página entera en un periódico. Pero, ¿qué pasa con la víctima? La han juzgado, la han prejuzgado”, se quejó y pidió medidas para “limitar las filtraciones”.

Y criticó la práctica de “repartir gratuitamente” prisiones preventivas “sin pensar dos veces, sin entender la responsabilidad ni asumir el daño que le pueden causar a una persona, que probablemente no tenga nada que ver con el asunto. O si tiene que ver, debería ser juzgada”.

“Odebrecht tenía la mano llena de sobres”

Odebrecht fue durante décadas “el gran corruptor” y “tenía la mano llena de sobres”, aseguró Josef Maiman, sospechoso de recibir dinero del gigante brasileño para el expresidente Alejandro Toledo.

“Odebrecht ha sido a través de los tiempos un elemento corruptor. No es algo nuevo, décadas de actividad de ellos, tanto en el Perú como en otros países”, aseguró el millonario y amigo durante años de Toledo, que destacó que la empresa brasileña “políticamente en cada país tenía la mejor inteligencia del mundo”.

“La embajada brasileña trabajaba para ellos en Lima, pero tenían contactos con todo el mundo y cualquier tipo que sabía algo estaba en nómina”, afirmó.

Reconoció que conoce a Jorge Barata, quien fue representante de Odebrecht en Lima, hoy acusado de corrupción y que testificó que entregó 20 millones de dólares a una empresa de Maiman para Toledo.

“Yo tuve muy pocos encuentros con Barata, pero recuerdo que me impresionó que él sabía lo que tomaba cada uno [políticos] de desayuno: si eran huevos pasados o fritos, tostadas o pan, café o leche. Increíble el nivel de inteligencia que ellos tenían de todo el sistema político. No creo que hubiese un peruano que conociese el sistema tan bien”, rememoró.

En muchos países latinoamericanos, señaló, era importante el control de los medios y el trabajo social en zonas pobres, algo que “exige fondos” y para lo que “Odebrecht era un contribuidor muy grande”.

“Odebrecht es una compañía de muchas lealtades personales y Barata es una de las personas súper leales a Marcelo. Su lealtad se pone a prueba cuando lo meten en la cárcel, no obstante él decide jugar la carta de Marcelo y la carta de la empresa”, analizó.

Pero fue tajante al afirmar que Barata “era el corruptor jefe”: “Eso se manejaba entre él y Marcelo”, sentenció.

Maiman aseguró que conocía a la compañía brasileña desde hace cuatro décadas, por el trabajo de su grupo en el desarrollo de proyectos en todo el mundo, desde refinerías hasta plantas de tratamiento de aguas, gas o agricultura.

“Odebrecht tenía dos características muy importantes. La primera, ingeniería al nivel más alto. Eran una extraordinaria compañía desde el punto de vista de ingeniería y obra. El otro lado de la misma moneda es que eran manirrotos, tenían la mano llena de sobres y repartían dinero a diestra y siniestra. Y estaba extraordinariamente bien organizado”, afirmó.

Grupo Lava Jato busca entrevista con Maiman

La presidenta de la comisión del Congreso que investiga el escándalo Lava Jato, Rosa Bartra, señaló a EXPRESO que buscarán acceder a las declaraciones o a entablar una entrevista directa con Josef Maiman para que explique sobre las recientes declaraciones que brindó a un medio internacional y los detalles que otorgó a la justicia en su calidad de colaborador eficaz.

“Lo que esperamos es que él [Maiman] pueda contar por completo todo lo que sabe, y nosotros vamos a acceder a esa información, ya sea a través del Ministerio Público o a través de la cooperación internacional en términos de justicia. Eso también para que políticamente Alejandro Toledo tenga la sanción que le corresponde”, comentó.

Bartra indicó que llama la atención que Maiman diga que confió en Toledo y que ahora se siente defraudado. “Hay que asumir las consecuencias de las decisiones que tomamos. Josef Maiman tenía una experiencia de conocer a Toledo, no de un día ni de dos, sino de varios años”, insistió.

 

ANA CÁRDENES Y MAYA SIMINOVICH/ EFE

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Considera usted que en el entorno de Keiko Fujimori hay gente que no quiere que Alberto Fujimori salga de prisión en lo inmediato?

    Cargando ... Cargando ...
Top