PUEDE BLOQUER LA OPERACIÓN

EE.UU. considera riesgo de seguridad a megaempresa de microprocesadores



Nueva York.- El Gobierno de Estados Unidos considera que la propuesta de la empresa tecnológica con sede en Singapur Broadcom de hacerse de su rival estadounidense Qualcomm plantea un posible riesgo de seguridad nacional, según carta hecha pública este lunes. La misiva, incluida por Qualcomm en escrito presentado ante la Comisión del Mercado de Valores (SEC), detalla las preocupaciones de Washington por la posible operación para crear un gigante en el sector de los microprocesadores para móviles.

La postura de las autoridades, aunque no es definitiva, complica aún más la perspectiva de una fusión, que hasta ahora ha sido rechazada por la dirección de Qualcomm.

El Gobierno estadounidense considera que, de salir adelante, la oferta hostil de Broadcom podría tener un impacto en la seguridad nacional.

Entre otras cosas, según la Comisión de Inversiones Extranjeras de EE.UU., que está analizando el caso, si la operación debilita la posición de Qualcomm en el mercado, permitiría a China expandir su influencia en el ámbito de las comunicaciones móviles.

En concreto, la comisión señala el despliegue del estándar 5G, donde compañías chinas como Huawei están haciendo una importante apuesta.

La carta, fechada este lunes, se conoce después de que el Gobierno estadounidense ordenase a Qualcomm retrasar un mes la junta de accionistas prevista para este lunes.

La cita estaba considerada como un momento clave, pues en ella los accionistas debían votar sobre la posibilidad de reemplazar a seis de los once miembros de la dirección con nombres propuestos por Broadcom.

De cerrarse, la operación superaría los 100,000 millones de dólares y crearía un gigante tecnológico con un gran dominio en el ámbito de los microprocesadores para dispositivos móviles. Estados Unidos también puede frenar la operación si finalmente la considera dañina para su seguridad nacional. (EFE)







Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito