PRESIDENTE DE LA CCL, ANTE TANTA INESTABILIDAD

Ruido político afecta nuestra economía

Crecimiento de 2.6 % no es un buen resultado, afirma Mario Mongilardi

Daniel Silva Yoshisato. Mario Mongilardi presidente Cámara de Comercio de Lima



¿Cuál es su análisis respecto al crecimiento económico del 2017? ¿Cambió en algo luego de las movidas políticas?

La coyuntura política de los últimos días no ha hecho que varíe el resultado del año 2017. Las cartas ya estaban jugadas y los resultados estaban prácticamente dados. Sin embargo, para la Cámara de Comercio de Lima (CCL), el crecimiento de 2.6 % -que es lo que estimamos para el año que pasó- no es un buen resultado, porque el Perú necesita crecer más de 4 % ya que solo con este crecimiento se puede absorber a los peruanos que tratan de introducirse en la vida económica del país. Si tú creces menos del 4 % -que fue lo que ocurrió en los últimos dos años-, no puedes cerrar la brecha de pobreza que representa el 20 % de la población, por consiguiente, habrá un grupo de peruanos que no van a poder insertarse en la vida económica del país y consecuentemente entran a la categoría de pobres.

¿Qué políticas o cambios tendría que implementar el Gobierno para lograr este crecimiento?

Ha llegado el momento en que todos los peruanos trabajemos juntos para reducir la pobreza, y quienes son los llamados a dar el ejemplo son el Ejecutivo y el Legislativo. Ambos tienen que trabajar conjuntamente para poder implementar las reformas de segunda generación que el Perú necesita para salir de esta pobreza.

Cuando se nos expuso los planes de gobierno de las dos principales fuerzas políticas antes de las elecciones había enormes coincidencias entre ambos. Creo que ya llegó el momento de dejar la confrontación política que lo único que consiguió -además de hacernos perder casi 18 meses en discusiones estériles- fue hacer que el Perú no crezca en la medida que se necesita.

Es el momento de iniciar las transformaciones necesarias. Es inaceptable para un país como el nuestro que cada 3 de 4 trabajadores estén empleados en el sector informal. La tasa de empleo formal en el Perú solo llega al 28 % del total de trabajadores, el resto no recibe beneficios sociales y, consecuentemente, no van a poder acceder a una pensión cuando terminen su vida laboral. Eso se convierte en una carga muy grande para cualquier economía y puede hacer al país inviable.

Es necesario, también, iniciar una profunda reforma tributaria orientada a acompañar a las unidades productivas, de tal manera que vean en la formalidad un beneficio tangible y no como ahora en que perciben que la formalidad solo les trae pagar impuestos sin ningún beneficio.

¿Qué deberían incluir esas reformas?

Que las reglas sean sencillas. Hoy pagar impuestos es algo muy complicado, muchos terminan volviendo a la informalidad dado que no entienden cómo funciona el sistema. Si tú haces una encuesta, probablemente la abrumadora mayoría de peruanos ha sido víctima de alguna u otra forma de tramitología, barreras burocráticas y excesivos requisitos. Son reformas que no resisten más tiempo.

El otro gran error es pensar que solo con medidas tributarias vas a poder reducir la informalidad. Es un conjunto de medidas las que van a hacer que el informal vea en la formalidad una ventaja clara. Por ejemplo, que el aspecto tributario o laboral no sea una carga pesada, o que la formalidad le facilite el acceso a créditos, mercados y capacitaciones, de tal manera que pueda elevar su productividad y eficiencia.

¿Qué nos falta para volver a tener el dinamismo económico de hace unos años?

Primero, eliminar la incertidumbre ya que es el primer enemigo de la inversión, y sin inversión no va a haber un crecimiento económico importante. Recordemos que el 80 % de la inversión es privada y el 20 % pública, de modo que obras como los Panamericanos o la reconstrucción si bien ayudan quien hace la diferencia es el sector privado. Para que eso se dé tenemos que dar señales claras de hacia dónde vamos, porque si tienes en este momento una economía llena de incertidumbres -ya que políticamente no sabes lo que va a pasar- la inversión se retrae, y ese es el gran daño que nos están haciendo nuestros políticos.

¿El ruido político de las últimas semanas afectó la economía?

Toda esta inestabilidad política no ha afectado los resultados del 2017, pero sí pueden afectar seriamente los resultados del 2018. Todavía no se conoce la magnitud del daño, pero te doy un ejemplo, el gran proyecto del 2017 era el depósito cuprífero de Michiquillay, sin embargo, el proceso de concesión se vio obligado a postergarse por el clima de incertidumbre que había en el mercado. Estamos hablando de dos mil millones de dólares que no pudieron ser concesionados. Eso, creo, es un claro ejemplo del daño que se le hizo a la economía y que se le seguirá haciendo si es que no resolvemos este problema de una forma rápida, y los responsables de hacerlo son nuestros políticos.

¿Qué gestiones tendría que realizar el Gobierno para incentivar una mayor inversión privada en el país?

Tiene que dar mensajes claros que hay un cambio en la dirección, tiene que transmitir confianza, llegar a acuerdos con el Congreso de la República, de tal manera que pasen las leyes y las reformas que necesitamos para tener estabilidad económica en el país.

¿Cuánto podría crecer el Perú si el ruido político y los escándalos de corrupción no estuvieran presentes?

Considerando que, últimamente, muchos de nuestros productos de exportación tradicionales -como son los productos mineros, principalmente el cobre que ha llegado a niveles de cotizaciones récord- y las exportaciones no tradicionales están creciendo considerablemente, que el Perú está catalogado como país grado de inversión, que el Perú y las empresas peruanas son sujetas a crédito internacional, el frente externo se presenta muy favorable al crecimiento nacional, el problema está en el frente interno. Si tomamos en cuenta que el 80 % de la inversión es de los peruanos pues tenemos que convencer a los peruanos que es momento de invertir, para esto necesitamos tener una paz política que permita que la economía se asiente y que los agentes económicos perciban que existe estabilidad, que desaparezca la incertidumbre, de tal manera que las inversiones puedan fluir.

¿Ustedes van a reunirse con el Ejecutivo y/o Legislativo para plantear algunas propuestas?

Tenemos una fluida relación tanto con el Ejecutivo como el Legislativo, que no es de ahora sino desde inicios de este gobierno. El gran problema es que no toman en consideración los aportes del empresariado, es decir, te oyen pero no te escuchan. En la CCL hemos hecho aportes y lo vamos a seguir haciendo para mejorar los programas de gobierno. Lo que esperamos de parte de nuestros gobernantes es que sepan escuchar a los distintos actores de la sociedad, de tal manera que puedan tomar las mejores decisiones. Nosotros sentimos, como empresarios, que no estamos siendo escuchados.

Cuadro 1:

La corrupción ha frenado inversiones

“Los escándalos de corrupción sí han frenado varias inversiones en el 2017, y el caso más emblemático es el de Michiquillay. En el 2018, mientras continúe todo este ruido político, no vas a tener grandes inversiones”.

Cuadro 2:

Crecimiento insuficiente

¿La CCL ha hecho alguna proyección de crecimiento para este año?

Nosotros estimamos que el crecimiento en el 2018 va a ser de 3.9 %. Para esto, sin embargo, estamos considerando una eficiente inversión en los Panamericanos, en la reconstrucción, la concesión de importantes proyectos de infraestructura y de exportación de recursos, todo esto sin considerar los efectos de la corrupción. Si en el transcurso del año hay grandes destapes esto va a afectar esta cifra. El problema es que con 3.9 % no disminuimos la pobreza.

Minibiografía:

Mario Mongilardi

Empresario. Graduado del PAD de la Universidad de Piura con entrenamiento en temas de promoción comercial y económica tanto en Perú como en el extranjero.







Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito