Balance: política y justicia

  • Fecha domingo 31 de diciembre del 2017 | 3:05 am
  • Tag

Termina el 2017 y las noticias judiciales y políticas son las que han desplazado a las de otra índole, en especial las económicas. Ahora, a la espera de las “sorpresas” que traiga el presidente Pedro Pablo Kuczynski y su jefa del Gabinete ministerial, Mercedes Aráoz, con respecto a un nuevo conjunto de ministros al frente del Estado, corresponde hacer un sucinto balance.

Hemos visto un Ejecutivo debilitado y la decisión presidencial para indultar al expresidente Fujimori lo salvó en lo inmediato de la destitución pero lo ha dejado mal herido y por más que su aprobación suba algunos puntos en las encuestas, lo cierto es que el Gobierno nacional se mantiene inestable. Además cualquier cosa puede pasar si se descubren más mentiras y contradicciones del presidente Kuczynski respecto de sus asesorías prestadas directa o indirectamente a Odebrecht. Por lo pronto las recientes revelaciones acerca de los dichos por Marcelo Odebrecht nuevamente complican al presidente actual.

De otro lado, este año se ha vivido una suerte de judicialización de la política, ya que hemos visto transitar a los principales líderes por los despachos fiscales o judiciales, sin contar el ámbito estrictamente parlamentario, como la Comisión Lava Jato. Así, no una sino muchas veces han concurrido a la Fiscalía la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y Alan García, siempre un referente vigente del aprismo. Similar suerte ocurrió en la primera mitad del año con Ollanta Humala y Nadine Heredia, fundadores del Partido Nacionalista, pero ahora ambos están purgando prisión preventiva.

Otra perspectiva se abre para el expresidente Alejandro Toledo sobre el cual se cierne un requerimiento de extradición formulado por el Ministerio Público, promesa del fiscal de la Nación y del magistrado Hamilton Castro, quienes han cumplido al borde de culminar diciembre. Se espera que el trámite tenga éxito y, bajo las coordinaciones con el Poder Judicial, deseamos que no se consagre la impunidad a fin de que el chakano y su consorte Eliane Karp vengan al Perú a rendir cuentas de sus actos y no se burlen más de los peruanos.

En este trance, antes de culminar el año, el país fue testigo de cómo poderosos constructores nacionales, a quienes se les creía intocables (José Graña Miró Quesada, Hernando Graña Acuña, Fernando Camet Piccone y José Castillo Dibós) eran conducidos a la prisión Ancón 2, mientras que Gonzalo Ferraro Rey recibía arresto domiciliario. Fueron denunciados por sus vinculaciones corporativas con Odebrecht. Sin duda ha sido un año en extremo activo en el plano fiscal-jurisdiccional y todo indica que el 2018 traerá cuotas mayores de esa química explosiva.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top