La cantaleta: “no recibí nada”



Más políticos y empresarios son sindicados como receptores de coimas por uno de los principales amanuenses de la constructora Odebrecht. Los nombres van y vienen conformando una larga lista de representantes y encubridores que obtenían los fondos para las campañas presidenciales del 2006, 2011 y 2016.

Esos personajes salen ahora a decir que nunca recibieron nada, y esa es la cantaleta de siempre: negar todo como el más primario instinto de supervivencia. Antes Nadine Heredia, Ollanta Humala y Alejandro Toledo también recurrieron al expediente de negarlo todo, pero el país no es tonto y sabe que ellos han vivido a cuerpo de rey gracias a los fondos del “departamento de operaciones estructuradas” de Odebrecht.

No olvidemos que esta es solo una de las constructoras de casi media docena de empresas similares que usaron la misma modalidad en la entrega de sobornos. Jorge Barata confirma pues, ante los fiscales de lavado de activos, el aporte de Odebrecht a las campañas de Toledo, Humala, Alan García, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski. En este último caso se corrobora lo que ya era una verdad monumental, en el sentido de que Susana de la Puente era la persona de más confianza del actual presidente de la República para levantar fondos para su campaña.

En esta lista no se salva Susana Villarán de la Puente, prima de la hoy embajadora del Perú en Reino Unido, Susana de la Puente, y estrecha amiga del actual presidente Kuczynski. Otras personas cercanas a los demás candidatos en la campaña del 2011 son, respecto de Fuerza Popular, Jaime Yoshiyama y Ricardo Briceño (expresidente de Confiep); Luis Alva Castro, con relación al Partido Aprista; y Avi Dan On, respecto de Perú Posible.

Lo delicado es que también ha salido a relucir el nombre de la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, quien fue candidata presidencial del APRA, a quien se le habría apoyado en la campaña del 2011; y en el caso de Ollanta Humala, fue su esposa quien recibió el vil metal para la publicidad electoral del Partido Nacionalista.

Lo que viene ahora es el negacionismo automático ante los señalamientos de Barata: “yo no fui”, es la expresión que resonará estos días y seguro se inventará una serie de excusas e historias para contradecir las acusaciones. Pero el hecho de que los líderes de los partidos digan que jamás recibieron “coimas” de manos de Barata, no los exime de haber conocido detalles de los fondos donados desde Brasil, aunque debemos pedir celeridad al Ministerio Público pues hasta aquí los reflectores están puestos en Odebrecht, existiendo todavía otras constructoras por investigar en detalle.







Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito