Lourdes, tocada por constructora



Con igual magnitud que en los casos de otros políticos de alcance nacional, sea Toledo, Ollanta, Nadine Heredia, García o el propio PPK, expresamos nuestra preocupación por las revelaciones y pesquisas fiscales practicadas sobre la lideresa del PPC, Lourdes Flores Nano, y la constructora brasileña Camargo Correa.

Con no menos tristeza, este es otro hecho que confirmaría que casi ningún político queda exento de la sospecha o de supuestas vinculaciones con constructoras nacionales o extranjeras en el Perú, las que han venido en denominarse “el club de la construcción” para hacerse de obras de infraestructura multimillonarias gracias a licitaciones ganadas vía sobornos, especialmente pagados durante las campañas electorales.

Sin ir más lejos, el 2006 marca un hito importante en el cual se debe desentrañar los contactos financieros de varios políticos porque entonces estaban muy activas las firmas Odebrecht y Camargo Correa, entre otras, cuya decisión para financiar los gastos de los candidatos ya no obedecía a los dictados de la izquierda progresista venezolana ni a las cumbres ideológicas del tipo “Foro de Sao Paulo” sino, simple y llanamente, a un burdo afán de coimear políticos con el objetivo de que estos les limpiaran la cancha para ganar millonarias concesiones.

En esta columna hemos sido críticos de la izquierda que se vende por un plato de lentejas, pero con la misma independencia que nos caracteriza manifestamos la urgencia de ir a fondo en la investigación de la Fiscalía acerca de posibles sobornos a Lourdes Flores y al PPC, que en el año mencionado participó en una alianza denominada Unidad Nacional, y todo esto a la luz de los correos de ida y vuelta de los altos funcionarios de Camargo Correa.

Si bien la excandidata presidencial Flores Nano ha dicho en todos los idiomas que no tiene idea de quién es la gente de dicha constructora, y que no conoce acerca del dinero que supuestamente se le entregó durante la campaña electoral del 2006, lo fundamental es que las autoridades y los pepecistas merecen recibir verdades para hacer menos onerosa y dolorosa la individualización de quienes resulten responsables.

En la misma medida que exigimos a Susana Villarán y su cohorte que deje de lado cualquier estratagema amnésica, señalamos ahora que Lourdes Flores no solo debe ofrecer que va a colaborar con la Fiscalía, sino que tiene que brindarle al país las suficientes satisfacciones ante el entuerto en el cual se ha visto involucrada. Esto no significa una condena de nuestra parte porque no somos tribunal de justicia, pero sí vale nuestra invocación a que nadie le mienta más al país.







Top
Pentagonito será el nuevo pulmón ecológico de Lima

Pentagonito será el nuevo pulmón ecológico de Lima