OPINA EXMAGISTRADO FERNANDO CALLE

“La situación ética en el país lleva a la ira de la ciudadanía”

  • Fecha lunes 20 de febrero del 2017 | 2:36 pm
  • Tag

Doctor, ¿cómo ve la mar­cha del sistema de jus­ticia peruano respecto al caso Odebrecht?

En cuanto al tema judicial, hay que respetar la autonomía del sistema, pero como ciudada­no y con algo de conocimiento jurídico, no deja de trasladarse, con todo respeto y cariño, al Ministerio Público la preocupa­ción de la ciudadanía.

-¿A qué refiere con la preocu­pación?

Me refiero sobre todo al caso del presidente (Alejandro) To­ledo. De acuerdo a lo que se ha­bló por lo que sucede en Brasil, Estados Unidos, Colombia, Pa­namá, etc., de este lamentable hecho internacional, en definiti­va, da la impresión que no hay otras investigaciones. La ciuda­danía se pregunta entonces, ¿y el esfuerzo hecho dónde está?, ¿y los resultados sobre otros in­vestigados? El presidente Tole­do ha sido el único, o no sé si la denuncia ha sido ampliada con referencia a las otras personas que han participado. Este es un tema que involucra, sin duda, incluso constitucionalmente, y se refiere específicamente al contrato, a la ley, incluye a va­rios ministros de Estado, o por lo menos a quienes hayan re­frendado [los contratos].

-¿Cree que no se toman me­didas preventivas frente a los presuntos responsables?

No dañaría nada al sistema pedir impedimento de salida del país. Se habla de una número de im­portante de investigados con posible responsabilidad, y es peligroso pensar que puede seguir pasando que hay algunos que no están [en el país], que el presidente To­ledo, con la inquie­tud natural como el caso Odebrecht que tiene varios años, no haya tenido impedimento de salida  del país, que es distinto a una de­tención preventiva. Sería lamen­table que lleguemos, a través del tiempo, a que cuando la Fiscalía solicite detenciones preventivas no estén los personajes en el país. Me podrá decir usted que procederán a las extradiciones; bueno, tampoco los peruanos vamos a tener que participar de un premio por tener a la ma­yor cantidad de extraditados. Creo que ahí debería, con toda humildad, el Ministerio Público garantizar los impedi­mentos de salida del país de las personas que ellos tienen como con más posibilidades de ausentarse de la república.

-Y la población, ¿cómo toma esto?

Hay una sensación lamentable en la ciudadanía, una sensación de letargo, de entender que el sistema, desde hace muchos años, favorece a las gran­des empresas mafio­sas y no al pueblo.

-En cuanto a la reac­ción política, ¿cómo la ve?

En lo político, tiene usted una consecuencia natural. El hecho que haya ministros de Esta­do –no quiero decir que sean responsables, eso lo dirá las investigaciones–, pero ya hay una situación ética que por lo menos implicaría hacerse a un lado unos minutos, en tanto las investigaciones avancen… Veo que se está entrando a una eta­pa un poco de ira en la nación, y esto es muy peligroso por­que, si bien tenemos siempre la confianza que han tenido los que están en el poder, de que el tiempo calma, el tiempo deja pasar y a las finales somos un país olvidadizo, a la hora de una ira general no se puede saber sus consecuencias.

-¿Esta ira por qué cree que se da?

Fíjese usted, el Comité Eje­cutivo Nacional de partido de gobierno [Peruanos por el Kambio] –imagínese esa trascendencia–, ha pedido, aunque ya se retractó, la re­nuncia de una ministra de Estado [Ana María Romero- Lozada], y el presidente del Consejo de Ministros en la práctica los ha desautoriza­do, pero el presidente de la República no dice de lo que es su partido, aunque se trate de una recolección de muchos personajes de otros grupos políticos, incluso muy vin­culados al presidente To­ledo, funcionarios, minis­tros, gente de confianza que en su momento le ex­presaron mucha lealtad, mucho aprecio, incluso han tenido cargos de con­fianza [con Toledo].

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top