CALIFICÓ COMO "ACTOS HEROICOS" LOS GENOCIDIOS DE HORDAS TERRORISTAS.

“El Diario”, vocero oficioso de Sendero

-Reivindicó asesinato de Pedro Huillca, tildándolo de "vendeobreros", difamó a María Elena Moyano y aplaudió su cruel muerte.



Esta semana presentamos un análisis morfológico y de contenido de ocho ejemplares de “El Diario”, vocero oficioso de la banda maoísta Sendero Luminoso, del periodo del 15 al 22 de abril de 1988.

La investigación consta de un amplio informe realizado por el estratega José Páez Warton, entonces asesor del desparecido Comando del Frente Interno (Cofi) del sector Defensa, a través del cual se establece el grado de identificación del periódico dirigido por Luis Arce Borja- actualmente en Europa- con las hordas de Abimael Guzmán Reynoso.

¿Cuáles eran los temas de interés y el nivel de credibilidad del pasquín senderista?

De acuerdo al informe de Inteligencia el tema de máxima prioridad fue “La Guerra Revolucionaria”, dedicándole siete primeras planas en ocho días, 38 informaciones, tres editoriales y 32 páginas sobre un total de 70 dedicadas a difundir la problemática nacional.

Da menor importancia a las huelgas en Indumil y Cpv, los reclamos de docentes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, así como de los maestros de Puno y Cajamarca.

Igualmente, presenta al APRA como fascista incapaz y corrupta y a la Izquierda Unida como cobarde. En cambio elogia las acciones de los terroristas en Oyón, particularmente en Andajes, donde las incursiones que trajeron barbarie y muerte son descritas como “actos heroicos de los guerrilleros”.

APOYA BARBARIE

“El Diario” señaló que el Primer Congreso de Sendero, efectuado entre marzo y abril de 1988, robusteció su organización partidaria y que la “Guerra Revolucionaria” se agiganta.

Describió el asesinato -en emboscada- de 15 soldados en la provincia de Daniel Carrión, la voladura de 16 torres de alta tensión en el Mantaro, el descarrilamiento de trenes cerca de Ticlio, que causaron la muerte de sus maquinistas y pérdidas de 1.6 millones de dólares, y otros crímenes a los que califica como “avances de la lucha armada”. “El Diario” destacó que en Andajes, Oyón, tres pelotones del “Ejército Guerrillero Popular” ejecutaron a gobernadores, alcaldes y regidores porque eran “abusivos con la comunidad”, y presenta a los vándalos de Sendero como “implacables luchadores sociales que ajustician a las autoridades corruptas y a sus cómplices” y que “organizan al pueblo en función de sus intereses”.

En cuanto a la propuesta de dialogo planteada por el jurista Javier Valle Riestra – entonces senador-, el vocero de Sendero publicó un extenso editorial, rechazando el proyecto de pacificación. Textualmente señaló: “solamente se dialoga para pedir la rendición del vencido y jamás puede haber ningún tipo de arreglo entre contrincantes que responden a intereses antagónicos de clase, menos aún en un momento que crece y avanza la revolución; el diálogo solo otorgaría importantes dividendos a la contrarrevolución”.

Sobre el pronunciamiento de Enrique Bernales Ballesteros a fin de que las organizaciones de base se integren a la pacificación del país, “El Diario” no respondió directamente, pero publicó declaraciones de Manuel Contreras, entonces secretario general del Sindicato de Trabajadores y Obreros del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, quien atacó a Izquierda Unida y afirmó que “no es posible la pacificación mientras subsista el sistema capitalista”.

LENGUAJE SENDERISTA

Los mensajes y el estilo característico de las informaciones, artículos y editoriales de “El Diario” evidencian que sus analistas y redactores coincidían plenamente con el demencial “pensamiento Gonzalo”.

Las páginas del pasquín senderista muestran como objetivo esencial llevar a cabo una guerra psicológica basada en magnificar toda la barbarie senderista como “acciones revolucionarias” y paralelamente injuriar la acción del Estado. Sus informes son tan precisos que indican su cercanía con los autores de las crueles matanzas y atentados.

Cuando se trataba de huelgas y conflictos laborales, describían a los promotores como “trabajadores que llevan a cabo contundentes medidas de lucha que vencen a la patronal a pesar de la represión reaccionaria”·.

La cobertura fue mayor cuando los denominados “clasistas” lanzaron explosivos en la Universidad de San Marcos, Indumil y el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, donde se puso en riesgo la vida de del exministro Oswaldo Morán Márquez, quien estuvo secuestrado en su despacho varias horas.

SOCORRO POPULAR

Cuando la policía antiterrorista y agentes de la Dirección de Búsqueda del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) detuvieron a médicos y enfermeras involucrados con “Socorro Popular”, a quienes se comprobó haber atendido permanentemente y bajo ninguna presión a terroristas heridos tras cometer atentados y asesinatos selectivos, “El Diario”  difundió declaraciones distorsionadas de representantes del Colegio Médico. Cuando estos exigieron las respectivas rectificaciones, jamás les dieron tribuna.

Luego, el pasquín inició una campaña contra la Policía, acusándola de cometer vejámenes y torturas a los galenos que atendieron a miembros de la banda maoísta. De igual forma, sus editoriales sostuvieron que los demás medios de comunicación eran “lacayos del gobierno” y que inventaban falsedades e informaciones destinadas a propiciar el encarcelamiento de “quienes cumplían con el principio hipocrático de atender pacientes sin hacer distingo de su ideología política”.

 PATRAÑAS

Los analistas de “El Diario” señalaron que “que la guerra popular existe”  y “por tanto, la guerrillas del Partido Comunista Peruano (Sendero), su avance y accionar, son hechos objetivos”.

Para el pasquín dirigido por Arce Borja la fiereza y crueldad de las huestes del “presidente Gonzalo” son parte de una lucha contra la explotación de “un Estado caduco y parasitario de las clases dominantes”.

Aunque sus editores lo negaron hasta antes de huir del país -para continuar apoyando a Guzmán desde el exterior-, el contenido ideo político de las publicaciones de “El Diario” evidencian que fue el portavoz de Sendero.

ACCIONISTA DEL PASQUÍN

Si bien es cierto su director fue Luis Arce Borja, el pasquín se publico a iniciativa y con dinero de Jorge Luis Durán Araujo. Al poco tiempo, Yovanka Pardavé (a) “Sara” invirtió varios miles de dólares provenientes del narcotráfico y se convirtió en accionista, según investigaciones de los agentes antiterroristas.

Integraban la plana de “redactores” y “editorialistas”, Demetrio Blanco Cabezas (a) “Alberto”, Jorge Tullich Moreno (a) “Julio”, Carlos Bandas (a) “Eddy” y entre otros Janet Talca Vera (a) ” Ana”, quien murió durante el motín del penal “Miguel Castro Castro”.

El encargado de transmitir las indicaciones de Abimael Guzmán era Oswaldo Travezaño Valle (a) “Eustaquio”.

Luego de la escalofriante “entrevista del siglo”, donde Guzmán justificó la matanza del Lucanamarca, entre otros crímenes, y afirmó que los derechos humanos eran una interpretación burguesa para impedir el avance de la “lucha armada”, Arce Borja fue detenido.

Sin embargo, la rápida ayuda de los “abogados democráticoshizo que salieran en libertad y se asilara en Bélgica.

Actualmente, editan “El Diario Internacional”, conjuntamente con terroristas que aparecen con nombres ficticios como “Fernando Diestra”, “Eduardo Pérsico”, “Gabriel Adrián” y “José Surra”.

En la parte superior del directorio se lee: “Es una publicación del Centro de Estudio y Comunicación de América Latina”.

POR CÉSAR REÁTEGUI









Top
Salvador Heresi conversó sobre Ley de Lavado de Activos

Salvador Heresi conversó sobre Ley de Lavado de Activos