GUERRA DE BLANCOS

El lobby eléctrico chileno

  • Fecha lunes 18 de diciembre del 2017 | 6:35 am
  • Tag

Empresas chilenas pujan para conseguir que el MEM intervenga el mercado eléctrico de grandes clientes libres.

El último viernes 8, el Gobierno provocó cierta incertidumbre en el sector eléctrico, al prepublicar un proyecto de decreto supremo del Ministerio de Energía y Minas (MEM), que al modificar el artículo 5 del Decreto Supremo N° 016-2000-EM (venta de excedentes de energía), referido a la declaración anual del precio del gas natural para el 2018, podría elevar, artificialmente, el precio de la energía eléctrica (mercado spot) que transan entre sí, frecuentemente, las generadoras eléctricas.

No se trata de la tarifa que pagan los hogares (que frisa alrededor de los US$ 55 por Megavatio hora-MWh), sino del precio al que compran las generadoras para abastecer a grandes clientes: industrias, minas, centros comerciales, etc. En este mercado rige la ley de la oferta y demanda, si bien se elevó hasta los US$ 240/MWh en época de escasez (julio de 2008), en la última semana se ha colocado en US$ 15/MWh, no solo por el aumento de la oferta con la puesta en marcha de nuevas centrales eléctricas (térmicas, hidroeléctricas, eólicas y solares), sino también por una caída de la demanda debido al enfriamiento de la economía de los últimos cinco años.

Las empresas que han pedido la intervención del Estado vienen siendo lideradas por las empresas chilenas Fénix Power (Grupo Matte Larraín) y Termochilca (Larraín Vial) –que se encuentra en venta hace dos años–, al que acompañan Celepsa (Grupo Rizo Patrón), entre otros.

Un personaje que se mueve como pez en el agua en la sede del MEM de San Borja es el gerente general de Fénix Power Juan Miguel Cayo. Si bien Cayo antes sostenía “que el mercado eléctrico es muy competitivo… hay seis o siete empresas que compiten fuertemente” (Gestión 22/02/16), luego ha pasado a sostener “que existe una grave distorsión que beneficia claramente a aquellas empresas que usan el gas natural” (Revistel 15/03/16). Cayo de día, Cayo de noche.

Para Daniel Cámac de Engie, “hay quienes quieren que el precio se eleve artificialmente, porque algunas empresas han fallado al no poder asegurar contratos a largo plazo y ahora tienen que vender sus excedentes de energía en el mercado spot y sufren porque los precios están bajos, olvidando que hasta hace poco se beneficiaron porque este precio estaba muy alto” (Día de la Energía 03/10/17). En la misma línea, Carlos Temboury de Enel (Italia) sostiene “que cualquier medida del MEM intervencionista, puede romper las reglas de juego bajo las cuales se decidieron grandes inversiones por US$ 8,000 millones” (Reuters 04/12/17). Terciando en el debate, el ingeniero César Gutiérrez de Utilities acota que “el problema de hoy es solo transitorio, consecuencia de un excedente de oferta que se acabará dentro de tres años” (Expreso 11/12/17).

 LA CONEXIÓN CHILENA

El hombre clave de esta trama es el mapochino Bernardo Larraín Matte, presidente de la Sofofa (la Confiep chilena), miembro destacado de la sexta generación de la familia Matte, el segundo grupo más adinerado del país del sur, que en el Perú no solo ha comprado Fénix Power (electricidad), sino también Entel (telecomunicaciones), Productos Tisue del Perú SA – Protisa (fabricante del papel higiénico Elite), entre otras empresas. “El Grupo Matte no debería olvidar la amarga experiencia del Grupo Luksic, que por forzar las normas para instalar la fábrica de Lucchetti en los Pantanos de Villa, salió por la pata de los caballos”, sentencia Gutiérrez.

El millonario Bernardo Larraín Matte –que pagó por Fénix Power (570 MW) la suma de US$ 786 millones (US$ 172 millones cash y US$ 612 millones en pasivos), cifra que sorprendió a los expertos porque a su juicio, es el doble de lo que se cotiza un megavatio instalado en el mercado–, no ha escatimado esfuerzos para contactarse con las más altas autoridades del Perú en sus constantes viajes: Reunión del Consejo Empresarial Chileno Peruano (Lima 17/11/16), luego  APEC (Lima 13/11/17), el Gabinete binacional Perú-Chile, APEC (Vietnam 11/11/17).

No contento con eso, ha enviado a su tío, Bernardo Matte Larraín –lo mismo, pero al revés–, para que celebre con gran pompa y con varios ministros peruanos invitados al gran ‘buffet’, la inauguración de la nueva planta papelera de Protisa en Cañete.

Noticias de una categoría relacionadas

Top