EL VÍA CRUCIS DE PESQUERA MAR SAC

En el sector pesca nadie respeta al Poder Judicial

Cuando están de por medio 100 millones de dólares, no hay sentencia ni cosa juzgada que se cumpla

  • Fecha miércoles 13 de junio del 2018
  • Fecha 6:25 am



Nuevas evidencias de la participación del exmandatario Pedro Pablo Kuczynski en sospechosos asuntos pesqueros.  EXPRESO pudo conocer que uno de sus hombres de confianza, Bruno Giuffra, fue notificado, siendo titular del Ministerio de la Producción, que su sector incumplía tres mandatos judiciales con calidad de cosa juzgada, entre ellos uno de la Corte Suprema, incluido un requerimiento del Tribunal Constitucional.

Nos estamos refiriendo al caso de Pesquera Mar SAC que, mediante oficio de fecha 1 de diciembre de 2016, notifica a Giuffra por vía notarial para que su despacho “dé cumplimiento a la Ejecutoria Suprema emitida por la Sala Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de la República” (Exp. 1756-2010), de septiembre de 2010, y ponga punto final al uso indebido de los derechos pesqueros obtenidos legalmente por dicha empresa.

¿Qué había pasado? Para resumir la última etapa de este conflicto judicial de más de 25 años, en 2003 el Primer Juzgado Especializado en lo Contencioso Administrativo de Lima había ordenado al Ministerio de la Producción la devolución a Pesquera Mar SAC de sus derechos de pesca y de fábrica harinera perdidos con la estatización de la industria del sector en la dictadura militar del general Juan Velasco Alvarado.

Sin embargo, este fallo, contradiciendo dos sentencias pasadas con calidad de cosa juzgada, si bien le otorgaba este derecho a los dueños originarios de Pesquera Mar, traía un “contrabando”. Añadió que mediante escritura pública del 16 de diciembre de 2002, la nueva propietaria de esos derechos era la empresa Hope Trading S.A.C. de propiedad de Óscar Peña Aparicio, conocido en los pasillos judiciales como el “rey de las medidas cautelares”.

El entorno de los dueños, los hermanos Pedro, Antonio y Félix Saavedra Montero, habían vendido –por 46,000 dólares– una limitada cesión de derechos de Peña Aparicio, esto al margen de los accionistas mayoritarios, movida que Peña lo amplió a la sucesión procesal, una figura jurídica con la que se apropiaba de la restitución de los derechos de pesca de tres embarcaciones llamadas “Tres hermanos” (IV, V y VI) y la licencia de fábrica de harina de pescado que los Saavedra habían perdido a resultas de la expropiación velasquista.

La movida lo concretó Peña con bastante anticipación: el 5 de diciembre de 1992. Según las investigaciones, Peña falsificó la firma del representante legal y cambió el domicilio de Pesquera Mar con el objetivo de que los hermanos y los otros accionistas –sus abogados Guillermo Machado Sandoval y Rolando Machado Sandoval– no supieran de lo que él estaba haciendo a través de su empresa Hope Trading S.A.C.

En la página 9 de la sentencia, la Corte Suprema da cuenta de que ese cambio de domicilio procesal sin el consentimiento de Pesquera Mar SAC implica que se incumplieron las “reglas mínimas que garanticen el debido proceso y la defensa de la empresa demandante [Pesquera Mar]”, que “no fue notificada oportunamente con el pedido de sucesión procesal” formulada por Hope Trading S.A.C.

A partir de esa movida dolosa, Peña avanzaría más en los “derechos pesqueros y de fábrica”, pues el mismo juzgado ordenó que le entregaran otra nave – “Tres hermanos VII” –, mientras el ministerio, con Javier Reátegui a la cabeza, apoyaba administrativamente a Hope Trading S.A.C.

Todo esto, mientras Peña armaba otras empresas para fraccionar los derechos de pesca de Pesquera Mar SAC y venderlas a la compañía más grande del sector, Tasa (Tecnológica de Alimentos S.A.) del grupo Brescia o Breca.

En noviembre de 2003, Produce le otorga a Tasa los derechos de dos embarcaciones de Pesquera Mar con capacidad de bodega de 809 metros cúbicos, es decir del 66 % de capacidad de los cuatro barcos.

Esta cesión a Tasa se hizo a través de otra empresa creada por el mismo Peña: Pesquera Mar y Mundo S.A.C. Finalmente, vendió a Tasa la licencia de la planta harinera.

Entonces aparece un impase. Una investigación de IDL Reporteros subraya que “al devolverle sus derechos a la compañía de los hermanos Saavedra, Produce generó una doble cuota. O sea, Tasa seguía sacando la misma cantidad de peces y Pesquera Mar también (…). Esto significaba restarles a otros empresarios sus cuotas de mar”.

“Cuando toda esta situación se hizo evidente, la resolución que le devolvía los derechos a la empresa de los hermanos Saavedra fue bloqueada” por la Sociedad Nacional de Pesquería, agregan.

De nada sirvió entonces para los Saavedra la restitución de los derechos de pesca, como hasta ahora de nada sirve el fallo de la Suprema que por tercera vez resarce sus derechos.

(PLINIO ESQUINARILA)







Top
Gobierno prohíbe a condenados por terrorismo trabajar en el Estado

Gobierno prohíbe a condenados por terrorismo trabajar en el Estado