Combata naturalmente las enfermedades del hígado

  • Fecha lunes 19 de junio del 2017 | 9:30 am
  • Tag
Artichoke on a white background
higado-2
higado-3

La modificación de los hábitos alimenticios es vital

El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo, pero también es uno de los más importantes, debido a la cantidad de funciones que desempeña, entre ellas la transformación de los alimentos en energía, la eliminación del alcohol y las toxinas de la sangre, la producción de la bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda a la digestión, y ayudar a mantener el equilibrio de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, hormonas y vitaminas en el cuerpo.

Existen muchos tipos de enfermedades hepáticas:

Algunas de ellas son causadas por virus, como la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C. Otras pueden ser consecuencia de la ingestión de medicamentos, venenos, toxinas o de un exceso de alcohol.

Es el caso de la cirrosis, que consiste en que el hígado forma tejido cicatrizal debido a una enfermedad, que impide su buen funcionamiento. La ictericia, o coloración amarilla de la piel, puede ser un síntoma de afección hepática.

Otras enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias, como por ejemplo, la hemocromatosis. Al igual que en otras partes del cuerpo, el cáncer puede afectar al hígado.

Síntomas

Mala digestión.

Hinchazón en el abdomen.

Náuseas, especialmente después de ingerir comidas grasas.

Coloración amarillenta en ojos y piel (ictericia).

Estreñimiento.

Orina de color oscuro.

Mal aliento y/o lengua con manchas al levantarse por la mañana.

Dificultad para la concentración y memoria.

Fiebre, sudoración, urticaria, erupciones cutáneas y asma.

Frecuentes dolores de cabeza.

Fatiga y síndrome de fatiga crónica.

Baja tolerancia al alcohol y a algunos medicamentos tales como los antibióticos.

Causas

Abuso de alcohol.

Falta de higiene en la preparación de los alimentos.

Exposición directa a ciertos productos químicos que afectan al hígado (arsénico, mercurio, plomo, cobre, fósforo, selenio) así como a pesticidas e insecticidas.

Dosis excesivas de medicamentos, o automedicación.

Mantener relaciones sexuales no seguras, así como compartir jeringuillas, cepillos de dientes o artículos de afeitado.

Tratamiento

Aceite de oliva

Alcachofa

Cardo mariano

Decocción de diente de león

Infusión de boldo

De Diente de León

Infusión de salvia

Té Verde

Alimentación

La modificación de los hábitos alimenticios es vital para la curación del sistema hepatobiliar. En ese sentido, se desaconseja la ingesta de comidas ricas en grasas, del mismo modo, todo tipo de excitantes como el café, tabaco, y especialmente, el alcohol.

La toma de medicamentos convencionales debe reducirse al mínimo. También hay que evitar el consumo de huevos, sobre todo fritos. Pueden comerse 1 o 2 por semana pasados por agua.

Asimismo, debemos reducir el consumo de harinas refinadas, las manzanas, leche entera y sus derivados, así como las carnes grasas.

Sí es aconsejable consumir carbohidratos de absorción lenta como cereales integrales, pastas, zanahorias; frutas, tanto las dulces como las ácidas, aunque con precaución en casos como el de las fresas, porque pueden causar reacciones alérgicas. Verduras y hortalizas, brevemente cocidas, especialmente la alcachofa y alimentos ricos en azufre: col, coliflor, cebolla, ajo, etc.

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Cree que la lucha contra el narcotráfico en el Perú no avanza, luego de conocerse de nuevas rutas para el traslado de estupefacientes en la selva peruana?

    Cargando ... Cargando ...
Top