Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...

CALLEJÓN CATALÁN

Si hace dos semanas la preocupación era el ilegal referéndum independentista, ahora es la posibilidad de que Cataluña declare –o lo haga próximamente- su unilateral separación de España.

De poco han servido las resoluciones del Tribunal Constitucional contra esta ilegal consulta y menos las medidas disuasorias del Gobierno de Madrid que, para colmo, ha tenido que pedir disculpas por los excesos cometidos por la insuficiente policía nacional abandonada a su suerte debido a la pasividad de los “mossos de esquadra” de la Generalitat catalana.

No tenemos duda que el referéndum de marras es inconstitucional por su origen e ilegítimo para una declaración de independencia cuando apenas votó el 40 % del electorado y la consulta careció de las garantías mínimas de transparencia, seguridad y neutralidad. Si bien para la comunidad internacional la crisis que atraviesa España es un asunto interno, nadie –empezando por la Unión Europea- reconoce la legalidad de este referéndum salvo personajes descalificados como el dictador venezolano o regímenes como el ruso que se engulle militarmente parte de Ucrania.

La Constitución española asegura al Gobierno Nacional los medios para preservar la unidad de la nación. Empero, lo cierto es que el desafío secesionista de la Generalitat apoyado por una minoría importante de la nacionalidad catalana, ha llegado a tal punto que exige agotar todas las vías de diálogo para una solución pacífica antes de recurrir a la fuerza de la ley y de los estados de excepción.

Sin intentar un paralelo ya que no es el mismo caso, hace más de 20 años Quebec, la díscola provincia francófona de Canadá, puso en jaque con un referéndum la integridad territorial del Estado. El Gobierno de Ottawa recogió el guante y recurrió a la decisión de la Corte Suprema sobre si aquella podía separarse unilateralmente y ser amparada por el Derecho Internacional. El fallo fue luminoso: Quebec no puede separarse unilateralmente pero el Gobierno canadiense tendría que negociar con el de Quebec si los quebequenses expresasen una clara voluntad de separarse. La salomónica sentencia sirvió de fundamento poco después para la famosa “Ley de Claridad” aprobada en el 2000 que regula democráticamente el referéndum de secesión y sus efectos y que ha desinflado el respaldo soberanista en dicha provincia nacionalista.

Quizás esta experiencia ayude a ver más claro en España. ¡Amén!.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Multas de hasta S/ 2,075 por alertas falsas al 105   

Multas de hasta S/ 2,075 por alertas falsas al 105