POLÍTICA DE ESTADO

RECONSTRUCCIÓN Y EXPECTATIVAS

ANTERO FLORES-ARAOZ

El tema de las expectativas es sumamente importante y tiene efecto hasta en la economía, que siendo ciencia social y vinculada estrechamente a las matemáticas, influencia en las evaluaciones y resultados de sus proyecciones.

Pablo de La Flor, como el funcionario estatal de mayor rango encargado de la reconstrucción, luego del desastre originado por los huaycos e inundaciones como consecuencia del llamado “Niño Costero”, en reciente entrevista ha manifestado que la reconstrucción requiere cerca de cuatro años para su ejecución.

 

Es de mucha importancia lo expresado por Pablo de La Flor, con sinceridad y valentía, para enfrentar las falsas expectativas de damnificados y afectados por los fenómenos de la naturaleza mencionados, en que muchos creen que por haberse aprobado un dispositivo legal que facilita trámites, reduce plazos y agiliza controles, ello generara -como si fuera milagro- que la reconstrucción esté concluida en breve plazo.

 

Hay que reconstruir cientos de kilómetros de carreteras y pistas, hay que colocar centenas de puentes que quedaron inutilizados, se debe refaccionar las redes de distribución de agua potable, así como las de desagüe y alcantarillado. Además hay que reparar cientos de escuelas y postas médicas, deben ser refaccionados los hospitales que se deterioraron por la fuerza destructora de la naturaleza, se debe de sustituir el instrumental y equipos médicos perdidos en los siniestros, y todo ello sin olvidar la reconstrucción de cuarteles y estaciones policiales que fueron dañadas.

 

Recordemos que muchísimas viviendas se destruyeron, y se tendrá que habilitar asentamientos humanos en lugares seguros, para no repetir la inconsciencia y falta de previsión de quienes construyeron indebidamente en cauces y zonas peligrosas.

 

Pero no basta pensar en la obra civil que genera la reconstrucción, sino que ella tiene que ser planificada para no repetir los errores del pasado, tienen que ser convocados los que se encargarán de las obras, recepción de  las fianzas, verificación de experiencias y en fin, todo lo que demandan los procesos de selección entre postores.

 

Sin embargo hay  más tareas, como la de reparar la infraestructura agrícola afectada y al mismo tiempo aprovechar las condiciones excepcionales de almacenamiento natural de aguas de regadío, y por otro lado generar fuentes de trabajo para quienes además de perder sus viviendas, enseres, mobiliario y vestido, también perdieron sus labores habituales.

 

Insisto, ha hecho muy bien el jefe de la reconstrucción en poner los puntos sobre las íes, pues si antes hubo irresponsabilidad al edificar en sitios indebidos, ahora se caía en la falsa expectativa de considerar que todo se reconstruiría en un santiamén.  No señor, todo toma su tiempo, y adicionalmente hay que tener en cuenta los recursos con los que cuenta el Estado, los que son finitos y de ningún modo pueden ser expandidos como elástico, pues además por  la situación en que se vive, por motivos diversos, la recaudación tributaria no tendrá la significación esperada.

 

ANTERO FLORES-ARAOZ

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top