Beatriz Mejía Mori

Beatriz Mejía Mori

LA VERDAD OCULTA

Acerca de Beatriz Mejía Mori:

 ENGAÑOSA RECONCILIACIÓN

Reconciliar es volver a conciliar a quienes alguna vez guardaron una relación de sano entendimiento, lo cual jamás se ha dado entre los grupos políticos en actual conflicto.

En medio de una polarización ciudadana resultado de la división política que promueven esos grupos empeñados en arrastrar a la población a su aventura electoral cada cinco años, la declaración de buscar la reconciliación aparece como manifiestamente engañosa, ya que busca encubrir delitos de Estado y acuñar el acuerdo político bajo la mesa como patente de la impunidad gubernamental.

Ver congresistas del partido de gobierno y ministros renunciar en supuestos actos de hidalguía moral por el indulto a Fujimori, negociado con las peores artes de la política de Maquiavelo, luego de haber encubierto al Presidente por sus graves actos de corrupción, bajo el argumento infundado de violación al debido proceso en el procedimiento de vacancia por incapacidad moral, nos deja con la desazón de no tener en quien creer ni mucho menos confiar el gobierno de nuestra nación.

Hablar de reconciliación sobre la base del engaño, la mentira, la impunidad y el acuerdo soterrado a cambio de prebendas e impunidad, nos deja el sabor de la defraudación como forma de hacer política, que lacera la conciencia del Perú.

Quisiéramos asistir a una verdadera reconciliación, la del arrepentimiento verdadero, la del perdón genuino, la de la renuncia a los propios intereses, la del sacrificio y la entrega por el Perú; la que no puede darse teniendo como presidente a alguien que hipotecó a la nación, y que ha hecho actos delictivos de corrupción económica internacional para convertirnos en colonia de poderes extranjeros.

El liderazgo espiritual que tiene el Presidente, lo sepa o no, es de tal magnitud, que su estado se refleja en la situación política, económica, social y moral de la nación; si lo supiéramos nosotros, tendríamos más cuidado en elegir gobernantes.

Un gabinete mal llamado de la reconciliación no logrará una conciliación, imposible en este caos moral, sino que ahondará la crisis, con una población cada vez más consciente de los engaños.

Las horas del Presidente están contadas, porque a pesar de los silencios cómplices de gran parte de la prensa, el Perú se levanta a demostrarle que no es un perrito echado en la alfombra, sino un invencible león que ruge frente a la injusticia y no se somete al yugo de la esclavitud.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito