Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.

CUMPLIMIENTO DE LOS PLAZOS PROCESALES

La realidad es una verdad. En la sociedad peruana un significativo número de personas tiene problemas que deben resolverse judicialmente. Las Salas de las Cortes Superiores y la Suprema citan sus abogados para “informe oral” si han pedido el uso de la palabra para informar. Les conceden “cinco minutos” para hacerlo. Transcurrido ese lapso le tocan la campanilla.

Lo relevante es que en cada Sala citan a muchas partes o sus abogados para el mismo día y hora. A esa hora hay decenas de abogados para informar según “el orden establecido por la propia Sala”. Comienza el primero y los demás letrados no saben en qué momento los van a llamar”. Y así pasan horas. Efectuado el informe. Con referencia a la segunda instancia, la parte final del artículo 376° del CPC establece que “la resolución definitiva se expedirá dentro de los cinco días siguientes de la vista de la causa” (sic). En los hechos pasan semanas y aun meses para que se expida la sentencia de vista.

En la Corte Suprema se ven recursos de casación y, estando a lo previsto en el artículo 392° del CPC, puede declarar la improcedencia del recurso de casación. Al respecto, resulta que el día y hora señalada para la audiencia, sale al pasillo del local judicial un servidor administrativo y pide los carnets a los abogados que desean informar oralmente. Al rato vuelve a salir y a “viva voz” dice a cada letrado: “El recurso de casación es improcedente” y devuelve el carnet al defensor, pero no le entrega notificación de la resolución de la Sala que así ha resuelto. Pasan meses y recién se “cuelga” en el servicio que por internet tiene el Poder Judicial, la resolución que declaró improcedente el recurso de casación.

En el Poder Judicial, como en toda la administración pública, las autoridades deben notificar por escrito sus resoluciones, cualquiera que haya sido el sentido de ellas. Esa notificación debe ser bajo cargo. Empero, en la Corte Suprema al “decir verbalmente” que “el recurso de casación ha sido declarado improcedente por la Sala” no le entregan nada al justiciable o a su abogado. Debe esperar meses. Obviamente los señores magistrados ponen en su resolución la fecha que a ellos les convenga sin que se pueda acreditar tal hecho. Lo cierto en que al justiciable no le entregaron ninguna notificación en el día y hora señalada para la vista de la causa. Los señores magistrados se amparan que “ello es responsabilidad de los administrativos” olvidándose que el presidente de la Sala es responsable del trabajo de los magistrados y de los administrativos asignados a su Sala. En el caso de pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, la decisión la hacen conocer varios meses después sin considerar los 50 días establecidos en el artículo 395° del CPC, que debe ser de cumplimiento obligatorio.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top