LAVADO DE ACTIVOS: CONDENA O ABSOLUCIÓN

Mucha controversia viene causando ante la comunidad jurídica nacional, la emisión de la reciente casación 092-2017–Arequipa que establece nuevos criterios jurisprudenciales sobre el delito de lavado de activos en el Perú.

Una doctrina legal que genera presunta impunidad y contradice el Acuerdo Plenario 07 – 2011 emitido por la propia Corte Suprema de Justicia de la República y en consecuencia para evitar criterios disímiles sobre una misma figura jurídica penal de carácter sustantivo, se ha solicitado la convocatoria a un pleno casatorio, para definir la controversia jurisprudencial.

En principio diremos que toda discusión sobre la aplicación de una figura jurídica penal de carácter adjetivo o sustantivo, es muy importante porque enriquece el debate académico, pero por otro lado perjudica a la judicatura porque se tienen dos criterios jurisprudenciales de dos Salas Penales Supremas sobre un mismo tema y como quiérase que las casaciones vinculan a los jueces penales sobre la materia, ahora se tienen dos posiciones que es necesario uniformar.

Actualmente el blanqueo de dinero se ha convertido en una de las principales preocupaciones del Estado y a través de su política criminal se pretende reprimir en todas sus modalidades los actos de conversión, transferencia, actos de ocultamiento y tenencia.

Diversos juristas coinciden en señalar que el delito de lavado de activos es todo acto o procedimiento realizado para dar una apariencia de legitimidad a los bienes que tienen un origen ilícito.

En tal sentido el Decreto Legislativo 1106, en su artículo 10, ha dejado establecido que el delito de lavado de activos es un delito autónomo, por lo que para su investigación, procesamiento y sanción no es necesario que las actividades criminales que produjeron el dinero, los bienes, efectos o ganancias, hayan sido descubiertas, se encuentren sometidas a investigación, proceso judicial o hayan sido previamente objeto de prueba o de condena.

El conocimiento del origen ilícito que tiene o que debía presumir el agente de los delitos que corresponden a actividades criminales, son los delitos de minería ilegal, el tráfico ilícito de drogas, el terrorismo, el financiamiento al terrorismo, los delitos contra la administración pública, el secuestro, el proxenetismo, la trata de personas, tráfico ilícito de armas, tráfico ilícito de migrantes, delitos tributarios, extorsión, entre otros. En tal sentido la nueva casación establece nuevos criterios para abrir procesos por lavados de activos, entre ellos la necesidad de identificar elementos del delito fuente que habría dado origen a los fondos implicados en este delito y además eleva el estándar probatorio del delito previo.

Por tal razón existen dos posiciones bien marcadas y que ya ha originado una serie de peticiones judiciales por parte de los señores abogados, vía tutela de derechos y de sobreseimiento para las investigaciones en curso.

Por ello bien hace el Poder Judicial en convocar a un pleno casatorio, para que los propios jueces supremos penales titulares discutan el tema y a partir de allí establecer nuevos criterios jurisprudenciales, que será de obligatorio cumplimiento a los jueces de la República… se corre traslado.

DR. EDHÍN CAMPOS BARRANZUELA

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Cree que los casi US$ 400 millones que se mueven por presunto lavado de activos deben generar mayor firmeza en nuestras autoridades contra este delito?

    Cargando ... Cargando ...
Top