Enrique Valderrama

Enrique Valderrama

PUNTO DE ENCUENTRO

Acerca de Enrique Valderrama:

Director de la plataforma de opinión Web Punto de Encuentro. Coordinador del Centro para la Democracia Social. Activista Político.

Buena política y crecimiento

En los últimos siete años hemos experimentado un frenazo en el crecimiento económico del país y una reducción en la velocidad en la que reducimos la pobreza, se han reducido otros indicadores importantes relativos a desnutrición infantil y la anemia. Sin duda los factores claves han sido la impericia de Humala y de Kuczynski para generar consensos tanto en la política nacional como con las comunidades sobre las que había que desarrollar proyectos mineros que resultaron trabados; además de que en buena cuenta gobernaron para intereses empresariales extranjeros a cambio de beneficios personales. En ese marco las demandas de sectores como el magisterio, los productores del campo y los estudiantes se han intensificado, teniendo una respuesta bastante torpe del Gobierno; otras aún no –afortunadamente– se han expresado con la fuerza que podrían como los mineros informales. Esperemos que con Vizcarra esto sea diferente.

Algunos creen que las cosas serían fácilmente sostenibles con el solo hecho de recuperar los indicadores de crecimiento que tuvimos en años anteriores, principalmente en el Gobierno del Apra, dirigido por el expresidente Alan García, y la verdad no es tan sencilla por dos factores. El primero es que sin una firme conducción política y objetivos claros no se podría alcanzar esos niveles; el combo de promoción de la inversión extranjera y el apoyo a la pequeña empresa y además combinados con programas sociales estratégicamente dirigidos a combatir las causas de la pobreza y no sus manifestaciones externas no es sencillo. En segundo lugar porque aún así se lograra crecer con grandes cifras si nuestra clase política no eleva su nivel  y empieza a fomentar consensos y a incluir las demandas ciudadanas del Perú popular, del no oficial, si no se legisla ni se gobierna para ellos corremos el riesgo de que con crecimiento y todo al final el electorado opte por una alternativa extremista que destruya el crecimiento que mal que bien la patria vive desde hace más un cuarto de siglo. Para muestra un botón: miren cómo la demagogia de Gregorio Santos ha empobrecido Cajamarca. Lo mismo podrían hacer con el país entero.

Hoy los antisistema y los comunistas tienen la pista libre en el campo popular, nadie más está trabajando esas bases con la misma persistencia en el sur peruano y a través de parte del movimiento ronderil avanzan en la sierra norteña también. Avanzan con dinero de la corrupción o de fuentes ilícitas ante la pasividad de los demócratas que creemos en el desarrollo. Peor aún, elementos más radicales ganan terreno como hemos visto con los maestros, con los agricultores y con los universitarios.

Es momento de que los movimientos políticos democráticos y sociales despertemos y entremos a disputarles esos espacios con un discurso de justicia social y de libertad, de cambio responsable, de desarrollo y de buena política, sin la cual no entraremos en la modernidad.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
¿Los venezolanos dejan sin trabajo a los peruanos?

¿Los venezolanos dejan sin trabajo a los peruanos?