Enrique Valderrama

Enrique Valderrama

PUNTO DE ENCUENTRO

Acerca de Enrique Valderrama:

Director de la plataforma de opinión Web Punto de Encuentro. Coordinador del Centro para la Democracia Social. Activista Político.

KUCZYNSKI Y SUS ALIADOS SE DEBILITAN

Estas últimas semanas han sido muy negativas para aquellos que han ejercido una influencia importante en los Gobiernos de Toledo, Humala y de PPK; nos referimos a aquellos intereses rentistas aliados con los brasileños que han propiciado muchos de los negocios sobrevalorados en el Perú. Ellos la pasan mal, incluso algunos pasaron por la prisión preventiva.

Algunos de estos intereses también se expresan en los medios de comunicación más grandes que hoy ven cómo el Estado ya no podrá publicitar en sus espacios, con lo que la pérdida económica para ellos será inmensa, además de la pérdida de credibilidad que claramente acusan. La “Ley Mulder” líquida el parasitismo de los medios privados respecto al dinero público. Es un golpe tremendo, pone el piso parejo además respecto a otros medios no bendecido por el inmenso avisaje estatal.

Al mismo Kuczynski le va muy mal al no poder contener la vehemencia con la que las demás fuerzas buscan su salida, creo yo que con razón y justicia. Los elementos nuevos seguirán apareciendo y en algún momento no habrá cinismo que alcance para justificarlo. El ex PCM y ex MEF en algún momento va a dejar de ser Presidente por la puerta falsa, en este pedido de destitución o en uno futuro. Lamentablemente no tiene la inteligencia ni la hidalguía de renunciar, lo cual sería el giro menos dañino para el Perú. Pero PPK no tiene ese espíritu, no tiene esa grandeza, esperará ser fulminado en un desangre que será más doloroso y costoso para la patria.

Al mismo tiempo se ha limitado la posibilidad del Presidente de cerrar el Parlamento; con lo cual el mismo PPK –de superar este pedido de vacancia– o su sucesor tendrá que ser más sereno en sus relaciones con el Congreso y no promover una guerra de adjetivos como hizo el actual mandatario.

Sus voceros pierden la calma y la perspectiva y van recurriendo a la palabra traición reiterativamente. La única traición es la que pretenden aquellos que desean que el vicepresidente renuncie públicamente a sus responsabilidades de manera anticipada. Es una traición a la Constitución. Si Kuczysnki es vacado –lo cual no es seguro– Vizcarra debe asumir y la sucesión presidencial respetada. Juan Sheput y otros lo único que buscan generar es un chantaje aducuendo “inestabilidad” ya que los vices renunciarían y por tanto habría la captura del poder por parte del fujimorismo, lo cual es inexacto. Tenemos un primer vicepresidente que debe cumplir sus obligaciones ante el Perú, en caso de que las circunstancias así lo determinen.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
César Villanueva niega cambios en el Gabinete Ministerial

César Villanueva niega cambios en el Gabinete Ministerial