LA TRIBUNA

PRESIDENTE ALONSO PORTILLO, EXTRADITADO

Alonso Portillo presidió el gobierno de Guatemala del 2000 al 2004, tras el triunfo electoral (1999) obtenido por el partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), fundado por el exgobernante de facto (1982-1983) general Efraín Ríos Montt, y su administración se caracterizó por escándalos de corrupción. Fue acusado por malversación de fondos públicos, residía desde el término de su mandato en México, donde alegaba ser un perseguido político. Portillo estaba denunciado por la Fiscalía guatemalteca de ser el principal responsable del desvío de 120 millones de quetzales (más de quince millones de dólares), que desaparecieron luego de una transferencia realizada al Ministerio de Defensa. El Gobierno de Alonso Portillo quedó marcado por constantes denuncias de corrupción en instituciones del Estado, de las que, según investigaciones de la prensa guatemalteca, se habrían saqueado más de quinientos millones de dólares. La decisión del gobierno de México que, en octubre de 2008, acordó la entrega a Guatemala fue tomada de buen grado por autoridades guatemaltecas porque “reconoció que había un sustento legal importante en la petición de Guatemala, no obstante la opinión de una jueza que estimó lo contrario”. En el delito que se atribuía a Portillo, registrado entre febrero y marzo de 2001, se implicaba también a cinco militares. Mientras afrontaba el juicio por malversación de fondos en Guatemala, los Estados Unidos de América solicitó, también, la entrega de Portillo acusado de lavado de dinero. En julio de 2010 una corte de apelaciones rechazó un recurso de su defensa quedando firme su extradición a USA. Se confirmaba así la resolución de fecha 17 de marzo de 2010 proferida por el Tribunal Quinto de Sentencia Penal, que declaró procedente la formal extradición del requerido a los Estados Unidos, según resolución de la Sala Primera de Apelación del Ramo Penal. La defensa del exmandatario apeló un fallo de primera instancia, alegando que no existía base legal para la extradición. La corte de apelaciones consideró que “la figura de extradición consiste en un acto mediante el cual un país entrega por imperio de una ley o tratado a un individuo que se encuentra en su territorio a otro Estado, para que el juez competente lo procese y sancione”. Los fundamentos de la petición extradicional de USA se basaron en conspiración para el lavado de setenta millones de dólares. La acusación formulada por el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York señalaba diecisiete transacciones que habría realizado Portillo en USA, entre 1999 y el 2009.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top