HORA DE URBES SOSTENIBLES

Hoy con el 70% del territorio del país afectado por las secuelas del cambio climático, traducido en ciudades arrasadas por huaicos e inundaciones, que dejan a su paso muerte y destrucción, el debate siempre se encauza en enrostrarnos pugilísticamente, lo que debimos hacer como Estado y sociedad y nunca lo conseguimos.

La realidad es que cada una de las grandes ciudades resulta siendo una bomba de tiempo y tal como están diseñadas territorialmente, no registran ninguna garantía de sostenibilidad. La falta de orden y planificación deja cancha libre a la improvisación y a la corrupción, cuya pus aflora en medio de situaciones extremas como las que hoy nos azotan.

¿Hay solución? Como decía la abuela, lo único imposible de solucionar es la muerte. Así que, resultará una tarea monumental empezar a rediseñar las ciudades con un equipo de expertos, donde los ingenieros, arquitectos y científicos sean los planificadores y las autoridades los ejecutores con liderazgo y decisión.

En ese sentido, el ordenamiento territorial con criterios de sostenibilidad que, incluso están normados bajo una política de estado en materia de gestión de riesgos de desastres (http://www.cenepred.gob.pe/web/download/PLANAGERD%202014-2021.pdf ), debe ser impulsado en esta etapa de reconstrucción por los tres niveles de gobierno.

El costo económico y social de este esfuerzo es incalculable, pero debemos empezar ya. Es obvio, que lo primero es generar incentivos para la reubicación de las familias que han echado precarias raíces al borde de ríos y quebradas. El gobierno y las autoridades regionales y locales deben ir trabajando en el diseño de viviendas multifamiliares, con servicios básicos, a bajo costo para estas familias. El subsidio de este programa habitacional será a la larga infinitamente minúsculo si lo comparamos con la factura actual de los desastres provocados por la ira de la naturaleza y la infausta improvisación.

Asimismo, cada ciudad deberá de aprobar un plan de crecimiento urbano a 50 años, donde se ofrezca terrenos para el desarrollo de programas de vivienda de carácter social. En ese plan de desarrollo urbano deberá quedar explícito las zonas prohibidas para habilitación urbana y más bien generar en esos espacios, proyectos de infraestructura verde, como forestación y siembra de agua, como fue el legado de nuestros antepasados.

El plan de desarrollo urbano de cada una de las ciudades del país deberá también tener un eje clave: el servicio de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas servidas, el cual debe ser complementado, en especial en zonas tropicales, por sistemas de drenaje pluvial. Es una inversión millonaria pero necesaria si queremos alcanzar la ansiada sostenibilidad a nuestras urbes.

Una ciudad que no planifica y ordena su crecimiento poblacional y no tiene como eje la infraestructura de saneamiento con enfoque de cuenca, condena a sus ciudadanos a la incertidumbre y a riesgos mortales. Esta es una tarea inmediata que la administración PPK deberá  asumir y que tendrá efectos multiplicadores, no solo en la ansiada reactivación económica sino y lo más importante, en darle calidad de vida a la población y sostenibilidad a nuestras ciudades.

 

 

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Cree que el Estado debe hacer algo frente a la arbitraria decisión de Western Union de obligar a sus usuarios a cobrar las remesas en soles y no en dólares, como se envían?

    Cargando ... Cargando ...
Top