Baile Carioca: La caída de peces gordos

La caída de Jorge Acurio pone en evidencia la grave crisis moral que sufre el país. Casi ni un político se salva, tenemos presidentes regionales, presidentes de la república y alcaldes manchados por la corrupción, ante el asombro de la opinión pública que ve caer uno a uno a sus representantes y líderes políticos.

Por primera vez se ha comprendido en las investigaciones a 2 personajes que sin ser funcionarios públicos se encargaban de articular todos los negociados entre Odebrecht y el ex presidente de la región Cusco. El primero un abogado de un prestigioso estudio de abogados y el otro un conocido empresario y directivo de un exclusivo club limeño.

Este caso no es más que una muestra de la enorme corrupción que existe en los gobiernos locales, regionales y hasta en el gobierno nacional. ¿Dónde estaba la contraloría que no detecto a tiempo todas estas irregularidades? ¿Qué hizo el poder judicial para frenar esta ola de corrupción que como el cáncer avanzó por todo el país? ¿Es que nadie vio signos de riqueza?

Hace unos meses decíamos que esta red de corrupción que involucra a ex Presidentes de la República, Alcaldes y Presidentes Regionales, no sólo está vinculada al caso Odebrecht, sino a otros casos de coima permanente, como si fuera un peaje en donde te cobran por cada tramo en donde avanza tu trámite o licencia. La contraloría y el ministerio público deben iniciar investigaciones para detectar todo indicio de enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Urge un sistema de control mucho más minucioso para que estos casos de corrupción sean detectados a tiempo. También urge fortalecer a la unidad de lavado de activos a fin de detectar los signos de riqueza de las autoridades locales, regionales y presidenciales, quienes compran casas y mansiones a través de testaferros.

De esta manera, vemos casos en donde alcaldes distritales llevan un ritmo de vida que no calza con sus ingresos y nadie los investiga. Por eso ante las próximas elecciones municipales no se dejen sorprender por improvisados y oportunistas, porque equivocarse al elegir le otorga  a los alcaldes electos una Licencia para Robar.

José Manuel Saavedra (*)

  • Experto en Comunicación Política y Ganador del Reed Latino 2016

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top