Medir con la misma vara

Sin duda alguna, el dicho popular que “Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley” se aplica en el Perú con ciertos personajes hoy investigados bajo la lupa de la justicia por el caso Odebrecht. Justicia que parece ciega y que sabe quiénes son “amigos” y que con toda impunidad pueden caminar y salir del país sin mayor impedimento.

Y es que hace unos días la ex primera dama Nadine Heredia,  a pesar de que todas las evidencias juegan en su contra tales como las agendas, que inicialmente fueron negadas por ella y luego no tuvo otra salida que reconocer que eran suyas, las cuales constituyen una prueba fehaciente de todos los aportes de campaña que recibió de varios empresarios entre ellos de los famosos “barbudos” hasta ahora no recibe prisión preventiva.

A las agendas se suma la reciente confesión de Marcelo Odebrecht en la cual asegura haber entregado a la pareja presidencial 3 millones de dólares en la campaña electoral del 2011. El dinero según la confesión del mismo Odebrecht salió del departamento de operaciones estructuradas conocida también como el departamento de “sobornos”.

Pero parece increíble que la confesión de Marcelo Odebrecht no sea prueba suficiente para que el fiscal solicite la prisión preventiva de la ex pareja presidencial. El trato que se está dando es muy condescendiente y deja las puertas abiertas a una posible fuga de Nadine Heredia bajo el pretexto de viajar a la FAO (Food and Agriculture Organization) a asumir el cargo que amablemente el ex ministro de Lula da Silva, el Sr Grazziano, le otorgó sin cumplir el perfil mínimo.

La ciudadanía exige sanciones ejemplares a los políticos oportunistas y corruptos que siguen operando con impunidad. No podemos permitir que un sector del poder judicial siga protegiendo y beneficiando a personajes manchados por la corrupción. Felicitamos las detenciones del Alcalde de Chilca y del Gobernador Regional del Callao, pero no pueden ser hechos aislados sino una regla del poder judicial medir a todos con la misma vara.

Es hora que el Poder Judicial haga una exhaustiva purga separando a jueces y fiscales que no estén preparados. No es posible que dejemos a manos de personas sin capacidad ni ética profesional la administración de la justicia. Cuantas personas de escasos recursos e inocentes son condenadas injustamente por no tener contactos ni recursos económicos. La justicia no es sólo para una élite sino para todos por igual.

José Manuel Saavedra (*)

 * Centro de Investigación Territorial

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Está usted de acuerdo en que el fisco tenga que pagar los servicios de masajes de la burocracia dorada del Banco de la Nación en Lima?

    Cargando ... Cargando ...
Top