EL MUNDO AL REVÉS

¿QUÉ DIJO MARCELO ODEBRECHT?

Este malabarismo congresal puede resultar muy caro. Abrir simultáneamente más de un frente –y pretender sostenerlos a todos– es a veces contraproducente y peligroso. El desgaste político que aquello implica generalmente acaba redundando en ‘boomerang’. Es el caso de la exigencia de Frente Popular, mayoría que controla el Legislativo, para que el presidente Kuczynski asista a la Comisión Lava Jato a rendir cuentas sobre sus actividades como primer ministro, también como ministro de Economía, del régimen de Alejandro Toledo, en lo que respecta a las acusaciones por soborno al exmandatario por parte del consorcio Odebrecht; particularmente en el caso Carretera Interoceánica.

Es evidente que la Constitución manda que todo ciudadano convocado por cualquier comisión del Congreso de la República está obligado a “comparecer” ante ella. Pero el término “comparecer”, que determina la Constitución, no especifica si el citado debería asistir personalmente o si podría prestar su declaración por escrito. Asimismo existe en la Constitución un artículo que impide denunciar e investigar al Presidente durante su gestión; aunque es cierto que ello se constriñe a hechos consumados durante su mandato, y no a situaciones ocurridas antes de ejercer la jefatura del Estado. De otro lado el sorpresivo interrogatorio de los fiscales peruanos a Marcelo Odebrecht, llevado a cabo la semana pasada, podría ser un punto de inflexión para los procesos que está investigando la Fiscalía, y para aquellos que evalúa la Justicia. Porque Odebrecht, exmandamás de su constructora venal, habría soltado mucha más información. Algo que hasta hoy sólo conocen siete personas: los dos fiscales peruanos, el fiscal de Brasil y dos abogados de Keiko Fujimori. Ha habido hasta ahora trascendidos de ambos lados. El diario oficialista El Comercio abrió su portada sabatina denunciando que, según Marcelo, Keiko recibió dinero de Odebrecht. Mientras que Fuerza Popular celebró las declaraciones del mismo Marcelo porque exculpan a Keiko y al partido. Es decir, toda una confusión interpretativa según el cristal con el que se le mire: Keiko fue exculpada, o Keiko y Fuerza Popular fueron acusados por Marcelo. En consecuencia ahora tiene bemoles la visita del presidente Kuczysnki a la Comisión Lava Jato. Primeramente, en cuanto a determinar si el pedido congresal se encuadra o no a la letra constitucional; en segundo lugar, es indispensable conocer el contenido de la declaración de Marcelo Odebrecht respecto a la líder de Fuerza Popular; y en tercer término, saber qué más ha dicho Marcelo durante esas cuatro horas y media de testimonio brindado a nuestra Fiscalía, declaración cuya divulgación necesitará contar con la aprobación previa del fiscal de Brasil. Porque, amigo lector, de acuerdo a lo que viene filtrándose hasta el momento, Marcelo Odebrecht habría implicado en su maquinación inmoral a otras altas autoridades peruanas. Y ello podría enervar el proceso, tal como está al día de hoy.

En este escenario, haría bien el Congreso en no seguir insistiendo en la concurrencia del presidente Kuczynski para que declare ante la Comisión Lava Jato. Primero el país deberá conocer todo lo que ha manifestado el mandamás de la corrupta corporación Odebrecht.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top