Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

El Perú ha quedado bien

Se presentaba como un reto para la flamante gestión de Martín Vizcarra. Sin embargo, la VIII Cumbre de las Américas resultó una buena oportunidad para que la comunidad americana conozca personalmente al presidente del Perú que sustituyó al renunciante expresidente Pedro Pablo Kuczynski, quien hasta menos de un mes atrás amenazaba a los peruanos con el argumento de que su vacancia –o renuncia– infligiría un enorme desprestigio al Perú ante la comunidad americana. Vizcarra actuó con propiedad, sin estridencias y con actitud de absoluto control de la situación. Su discurso de apertura fue coherente, sin llegar a marcar contundentemente el derrotero por donde debió haber discurrido esta asamblea. Pero el Perú quedó bien. Tanto en lo político –mostró a la región que la transferencia de mando en momentos álgidos como los que vivió nuestra nación los últimos doce meses, puede darse serenamente actuando dentro de los causes constitucionales, sin generarle efectos negativos a la marcha democrática del país– como en lo organizacional, ya que el evento resultó discretamente exitoso.

El tema central de la convocatoria a la VIII Cumbre Americana fue la lucha contra la corrupción. Sin embargo, como suele ocurrir en estas reuniones, la resolución final es imprecisa, cuando no jabonosa. Nada concreto pudiera escribirse en torno al acuerdo de esta cita panamericana, que esboce una auténtica cruzada regional contra el karma de la corrupción. Quizá la expresión más sólida vino de Salvador Piñera, presidente de Chile: “La corrupción, junto con el narcotráfico y el populismo, constituye un formidable enemigo de las libertades democráticas y de la calidad de vida de los pueblos”, para lo cual reclamó “reglas claras, objetivas, no discrecionales y lo más estables posible”. Sin embargo, repetimos, aquello no se dice en el documento suscrito por los mandatarios. Allí priman las generalidades. Como “exigir a los países incrementar la cooperación jurídica orientada a combatir el soborno internacional, el crimen organizado y el lavado de activos”, procurando “la más amplia cooperación entre las autoridades judiciales, policiales y fiscales, unidad de inteligencia tributaria”, y otros enunciados por el estilo.

Tal vez el corolario más importante de esta VIII Cumbre Americana haya sido el hecho que el podrido socialismo latinoamericano ha demostrado que se encuentra en su fase de extinción. La opaca y ridícula presencia de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, en contraste con el resurgimiento de naciones como Brasil y Argentina –a las cuales el socialismo cubano-venezolano colocó al borde del caos socioeconómico a través de Lula, Rousseff y los Kirchner– dice muchísimo sobre el rechazo de la población panamericana al socialismo sudaca. No olvidemos tampoco que hasta hace pocos años –mientras vivían el dictador-asesino Fidel Castro y su polichinela, el comandante Hugo Chávez– nuestra región estuvo amenazada por la reaparición del comunismo financiado con el dinero de los pauperizados venezolanos, fondos trasegados para exportar a nuestros países la revolución cubana, en su versión chavista, sobornando a politicastros como los Humala, Kirchner, Ortega, Correa, Morales, etc. Hoy por fortuna todo esto forma parte del declive final del socialismo sudaca.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Salvador Heresi conversó sobre Ley de Lavado de Activos

Salvador Heresi conversó sobre Ley de Lavado de Activos