EL MUNDO AL REVÉS (DONDE NADA EL PÁJARO Y VUELA EL PEZ)

FRANCIA RESURGE COMO LÍDER MUNDIAL

Los albores del tercer milenio han traído significativos cambios en todos los rincones del orbe. Atrás quedaron los moldes tradicionales y los estadistas convencionales. Llegó el momento de adaptarse a la “nueva sociedad” y al surgimiento de políticos iconoclastas. Bienvenidos también al mundo cambiante de las redes sociales –que probablemente pronto vayan a ser sustituidas por nuevos desarrollos de comunicación e interacción entre la sociedad– y a la tecnología de los drones y robots que cada día se acercan a convertirse en competidores del ser humano, cuando no a superarlo y/o a sustituirlo. Realidad que a la juventud le entusiasma y a quienes no son jóvenes obviamente les aterra.

China es segunda potencia mundial, camino al primer puesto en pocos años. Estados Unidos retrocede en su predominio económico y político, aunque sigue manteniendo el liderazgo en desarrollo tecnológico; algo que siempre lo mantendrá a la vanguardia del planeta. No obstante en lo que respecta a política internacional el Tío Sam ha perdido influencia en forma dramática. Por su lado el Viejo Continente se ha fortalecido con la consolidación de la Unión Europea y la hegemonía de una Alemania imbatible, así como de una Francia que finalmente se ha sacudido del lastre socialista que durante el último medio siglo la había hundido en el atraso y afectado en su preponderancia internacional Hoy apunta a renovarse con sangre joven en su presidencia. En medio año Emmanuel Macron, recientemente electo jefe de Estado, ha conseguido cambiarle el ánimo a los franceses –en los últimos tiempos habían tomado un talante pesimista, derrotista– pero asimismo ha refrescado el fuero de aquellos estadistas que aspiran a cambiar el orden internacional apelando a los avances tecnológicos-científicos y aplicando la nueva sociopolítica que viene transformándole la faz a la tierra, al punto de sustituir viejos códigos de gobernanza y aligerar las normas que administran la interrelación entre las grandes potencias planetarias.

Macron superó largamente las balotas favorables en los comicios presidenciales, y su partido obtuvo mayoría parlamentaria absoluta. En apenas un semestre de gestión ha conseguido promulgar normas que cambiarán las estructuras galas –¡qué envidia!–, iniciativa contra la cual la protestante gauche no pudo hacer nada. Esto sostiene Macron: “Somos conscientes de que persisten frenos en nuestra economía que limitan su potencial de crecimiento y creación de empleo. Segundo pilar, creamos las condiciones que necesitan nuestras ciudadanos (…) El objetivo de la reforma en marcha es el subsidio de desempleo y la formación profesional. Es también el sentido de nuestras acciones a favor de la cohesión territorial, del acceso a la sanidad y a la educación superior. El tercer eje consiste en activar la inversión, pública y privada, para que emerja un nuevo modelo de crecimiento, de transición ecológica y digital, basado en las competencias y la innovación. Estas transformaciones implican confiar en los actores y devolverle el poder a la gente.”

Con Trump aislado por el politicocorrectismo, Merkel de salida, e Inglaterra afectada por el Brexit, Francia con Macron asoma como toda una potencia política en este nuevo orden mundial.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top