Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

MAFIOSO CHANTAJE DE ODEBRECHT

Al más estricto estilo de la mafia, Odebrecht ha cercado a la clase política peruana, a la que acusa, transversalmente, de haber recibido fondos ilícitos –de la caja B- para financiar campañas presidenciales. La mafiosa constructora brasileña no ha dejado a títere con cabeza tras acusar con nombres y apellidos, tanto a los candidatos como a sus delegados para recibir estas “ayudas”, “donaciones”, o como quiera llamárseles. Con ello Odebrecht ha dinamitado cualquier resquicio de confianza que aún pudieran haber tenido los peruanos en los partidos políticos y en las cabezas y los integrantes de estas agrupaciones. Esta explosión nuclear de nuestra estructura política no va a solventarse así nomas. Sin duda habrá graves consecuencias que pondrán en riesgo nuevamente la estabilidad socioeconómica nacional, al igual que el futuro del sistema democrático en el Perú. Para empezar, las fulminantes declaraciones de los capos de la organización mafiosa Odebrecht -primero Marcelo, su presidente, y luego Barata, ex jefe de esa compañía en el Perú- han agriado el temperamento del pueblo peruano a extremos incalculables. De hecho en las elecciones de 2021 –inclusive si se llevasen a cabo antes- tendrán infranqueables dificultades para captar las simpatías populares los partidos que han tenido participación en los comicios de las últimas dos décadas. Por el contrario, tendrán ventaja los sectores antisistema. Por ejemplo, ultra radicales como Antauro Humala, quien dicho sea de paso saldrá de prisión éste año. También los simpatizantes del chavismo. Y, en general, toda la estofa de enemigos –declarados y/o encubiertos- de la democracia. Es la dolorosa realidad del Perú post Lava Jato.

¿Por qué calificamos de mafiosa la conducta de la firma Odebrecht? Recordemos que a lo largo de todo un año ha soltado información con cuentagotas sobre sus acciones delictivas en el Perú. Paralelamente se ha negado a entregarle al Perú el disco duro de su “División de Operaciones Estructuradas” con sede en Suiza. Es en este contexto que necesitamos analizar el contenido de las declaraciones de Marcelo Odebrecht y Jorge Barata. El primero sostuvo ante fiscales peruanos que “tenía entendido” que su organización entregó dinero “a todos los candidatos presidenciales peruanos” que realizaron campañas para las elecciones de 2006 y 2011. No obstante agregó esto: “El detalle lo tiene Barata”. El martes y miércoles pasado habló Barata. Y dio precisiones. Aunque insuficientes. Narró quiénes recibieron los fondos a nombre de los candidatos. Pero –siempre existen “peros” cuando las cosas tienen doble intención- agregó que “todavía” no había encontrado los comprobantes que acrediten tales entregas. Vale decir, dejó una puerta entreabierta para revelarlo todo. A esta puerta sólo se accedería bajo una condición que, a la usanza mafiosa, Odebrecht se habría encargado de transmitirle a nuestra la clase política: “Si nos exigen alguna multimillonaria reparación civil y nos impiden trabajar, soltamos todos los detalles. De lo contrario, si volvemos a trabajar y nos imponen una mínima reparación jamás encontraremos estas pruebas”.

Por eso hay tanto nerviosismo alrededor del Decreto de Urgencia 003 que ciertamente trata sobre este asunto. Veremos qué ocurre.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito