Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

¿OTROS TRES AÑOS ASÍ?

Tres años y pico más de agonía del Ejecutivo no los soporta ni el país ni el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Tres años más de sospechas, de ansiedades y de indignación de la sociedad tampoco resultan un escenario conveniente para un país que en sus últimos seis años y medio de malos gobiernos –cinco de humalismo y uno y medio de pepekausismo– viene perdiendo 50 % del enorme desarrollo con significativa reducción de la pobreza acumulado durante la década de oro 2001 y 2011.

Tres años más de la misma cantaleta defensiva por parte del Ejecutivo –en lugar de gobernar adoptando una actitud proactiva y un temperamento diligente que le permita administrar con toda solvencia los destinos del país– nos conducirán a la ruina nacional. Tres años más de coartadas y terquedades del oficialismo solo implican perseverar en tapar el sol con un dedo.

Otros mil y pico de días de escuchar tonterías y coartadas para disipar las sospechas que imputan al Presidente respecto al affaire Odebrecht constituyen una aventura muy riesgosa. Tres años más de “pelear panza arriba” constituyen la mejor vía para regalarle el éxito electoral a los antisociales en los comicios de 2021. Otros tres años de constatar que el Ejecutivo seguirá lanzando globos de ensayo a través de su coro mediático –alquilado mediante una multimillonaria pauta publicitaria pagada por el Fisco que de nada le sirve al ciudadano– inflamarán todavía más la temperatura social. Tres años más de incertidumbres, enfrentamientos, crispación y desesperanza es mucho tiempo como para que la administración Kuczynski insista en permanecer atornillada al poder mientras el país se debate entre el receso económico y la irritación popular.

Tres años más de seguir embotellando al demonio Lava jato, de escuchar nuevas versiones de Barata y Odebrecht, de mantenerse sujetos a los trascendidos de las fiscalías y de los juzgados peruanos y brasileños es pedirle demasiado a una ciudadanía desencantada con su presidente –por la lamentable labor que ha realizado su gobierno en el primer año y medio de gestión– y mortificada por las informaciones que aparecen a diario sobre la ola de corrupción que ha dinamitado a la clase política.

La inminente salida de la cárcel del antisistema Antauro Humala –junto con su séquito racista y violento de etnocaceristas decididos a vengarse por los años de prisión que han purgado, y dispuestos a imponer un régimen castro-chavista– es motivo más que suficiente para comprender que tres años y pico más de gestión PPK sería exponer al Perú al camino de Bolivia, cuando el también racista Evo Morales incendió calles y plazas –ardientes por el desgobierno y enfadadas por las versiones sobre corrupción de su gobernante– hasta que finalmente consiguió defenestrar a Gonzalo Sánchez de Losada.

Un régimen acorralado como el de Kuczynski, envuelto en innumerables historias que lo atan al caso Lava Tato, que apela al divisionismo partidario y al transfuguismo como armas de defensa, que neutraliza a la “gran prensa de la concentración” –escrita, radial y televisiva– con estrafalarios presupuestos de avisaje estatal, puede acabar entregando el Perú a manos de una aventura revolucionaria socialista.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito