Luis Garcia Miró Elguera

Luis Garcia Miró Elguera

EL MUNDO AL REVÉS

Acerca de Luis Garcia Miró Elguera:

Urge debatir los grandes temas

Hace al menos dos décadas que nuestros gloriosos políticos no se ponen a pensar en las reformas que necesita el Perú. El inmediatismo y la falta de perspectiva han sido las características de nuestros gobernantes (Ejecutivo y Legislativo), desde las reformas socioeconómicas de primera generación que estableció el régimen de Alberto Fujimori. Una realidad verdaderamente deplorable. Porque no solo se trata de la falta de ceso de nuestra casta política. que ha revelado ser incapaz de articular un espacio para analizar la coyuntura, estudiar propuestas para mejorar los grandes defectos que tiene el país, proponer soluciones, debatirlas y luego convertirlas en leyes para permitir que del Perú no colapse, situación límite a la que hemos llegado por tamaño descuido. No, señor. Lo más reprochable es que a lo largo de este tiempo nuestros políticos se han dedicado –y acostumbrado– a medrar del Estado y a fungir de catones del bien, especializándose tan solo en incordiar a sus pares para judicializar la política al extremo de haberla convertido en un campo de batalla que sirve de materia prima para que los medios de comunicación transformen en espectáculo diario la miseria de nuestra realidad como país bananero.

Con justa razón César Villanueva, primer ministro, acaba de reiterar que lo que necesita esta nación son “verdaderas leyes”. No el acervo de ridiculeces, necedades y disparates que ha venido acopiando nuestro Estado por culpa de legisladores que no han sabido desempeñarse a la altura de los tiempos. Como Keiko Fujimori. Tanto por la medianía de gran parte de ellos –que alegremente han venido siendo elegidos desde hace un cuarto de siglo–, así como por las trapisondas que acostumbran privilegiar para apegarse al cargo, conscientes de su genética incapacidad.

Es hora entonces de que aquellos legisladores con suficiente materia gris planteen el debate de los grandes temas que necesita abordar el Estado peruano camino al 200 aniversario de la Independencia. Resulta no solo estéril, decepcionante e insultante que sigamos empantanados en la nadería actual, donde el Congreso sólo debate iniciativas inútiles, áridas e ineficaces, mientras esconde la discusión de transformaciones indispensables. Como la Reforma Laboral, con criterio contemporáneo, no con aquella mirada izquierdista y por tanto antiempresarial del actual ministro de Trabajo, autor nada menos que del infame plan de Trabajo socializante de la roja Verónika Mendoza. La Reforma Electoral, que abarque el voto obligatorio, la cifra repartidora, la bicameralidad, el voto nacional para senadores, etc. La Reforma Sanitaria dirigida a fijar parámetros sobre los beneficios de la privatización de determinados sectores de la Salud Pública (al margen de la opinión de tantos asesores rojos que extrañamente incorpora la gestión Vizcarra). La Reforma Tributaria. La Reforma de Pensiones, etc.

Aunque si bien el Parlamento será al final del día el ágora que decida el destino del Perú aprobando las normas que encaucen la agenda de las reformas de segunda generación que exige el país, es evidente que el residente Martín Vizcarra es el llamado a plantear las iniciativas que tiene el Ejecutivo respecto a esta estratégica coyuntura.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]

Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]