Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:

Madres destructivas

La naturaleza humana de la mujer ha sido bendecida para concebir seres humanos, pero todas no son candidatas para ser madre, en igual condición se encuentran los hombres al procrear. La condición biológica está presente, empero depende de la parte genética, hereditaria, psicológica, social, cultural, debiendo tener presente que existe la hormona oxitocina asociada al afecto de la madre con el bebé y que se encuentra en la propia situación biológica de la madre.

No todas las mujeres desean ser madres, conocí el caso de una mujer que sentía vergüenza poder embarazarse, le pregunte por qué, contestó que no se sentía bien en un escenario de tal naturaleza, decidiendo adoptar, y estas niñas fueron criadas por la nana.

Otro caso, se trataba de una pareja de esposos tradicionales que tuvieron muchos hijos, el padre afectuoso, la madre fría, glacial, fatua, nunca fue amorosa con sus hijos, ellos la recuerdan como una madre que estaba siempre frente al espejo, arreglándose, pintándose las uñas, concurriendo a compromisos sociales y a la iglesia, llenaba la casa de santos, la idea del pecado la tenía a flor de labios. Inculcó a los hijos sentimientos de culpa muy profundos, que cuando les pregunté a los hijos qué sentían por la madre, me contestaron nada porque siempre fue una madre desamorosa.

Este es el caso de una madre que perdió a su primera hija por no brindarle el apoyo necesario en el desarrollo de su primera infancia, el esposo la dejó y después de un tiempo se reconciliaron y tuvieron una hija, que siempre tuvo problemas con la madre por ser una madre castradora, que nunca le dio afecto, que trajo en ella consecuencias en sus relaciones de pareja.

En la mayoría de los casos de madres destructivas existe un trastorno de personalidad de diferente etiología, su estructura biotipológica se orienta a ser carentes de afecto, influye también el aprendizaje en su medio ambiente, la parte psicológica de aprender a canalizar sus emociones, los valores que se le internalizan en su desarrollo. Estas carencias pueden modificarse siempre y cuando la persona acepte que es así, pero desee cambiar a favor de los hijos, sujetándose a ingresar a un trabajo de psicoterapia. En otros casos, las madres son conscientes de lo que les sucede, pero no tienen el menor interés de cambiar por sí mismas, menos por sus hijos, las consecuencias son gravísimas, los hijos se desarrollan con muchos vacíos emocionales con el riesgo de llenarlos de la forma menos adecuada, como las drogas, el alcohol, el juego, la dependencia emocional, y nunca son felices.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito