CRÓNICAS INTOLERANTES

¡NO QUEREMOS CIRCULAR!

El piloto automático y la inacción del gobierno de Humala dejó secuelas que el actual hace malabares para gestionar, no solo por la mediocridad de la administración pública, saturada de nuevas e inexpertas contrataciones, sino por el crecimiento inorgánico de las ciudades, reflejado en problemas de servicios públicos, deterioro del patrimonio urbano, hacinamiento e incremento de la criminalidad. ¡El paraíso en el que todos soñamos vivir!

Seriamente, uno de nuestros mayores problemas es la movilidad, la falta de infraestructura adecuada es enfermiza. La gente no quiere salir de sus casas por terror al tráfico, que se acentúa en época de fiestas. Las miles de horas perdidas y la contaminación producida por los gases de vehículos encendidos, hacen insoportable la circulación, sin perjuicio del estrés. Nuestras decisiones del día a día están sujetas a un análisis costo/beneficio del tiempo invertido en transportarnos, el incentivo tiene que ser muy grande para que nos armemos de valor y enfrentemos esa selva de automóviles, buses y vehículos menores, que se arranchan un espacio en las pistas. Es sabido que, al volante, los limeños sacan lo peor de sí.

En julio último, el Presidente anunció la creación de la Autoridad de Transporte Urbano, a fin de establecer un sistema integrado y eficiente que abarque todos los aspectos concernientes al transporte en la ciudad, evitando la ineficiencia de los dispersos criterios de las municipalidades y autoridades especializadas; sin embargo, nos tomará mucho tiempo ver sus resultados.

El ministro Giuffra, a quien hay que reconocer por sus altas capacidades de gerencia y su proactividad en la ejecución, viene realizando gestiones en el Congreso para acelerar la aprobación de la ley, empero el proyecto viene retrasadísimo y con una modificación nefasta, que hace que se desvirtúe todo el sentido de la norma. Nuestros geniales parlamentarios han decidido que las municipalidades no perderán completamente sus facultades en el manejo del transporte urbano. Digo, tanto nadar para morir en la orilla.

Desafortunadamente, la ATU no va a solucionar el problema del tráfico en la ciudad, pero sistematizar el transporte público ya es un avance. Todos los años se incorporan 130,000 vehículos al parque automotor, sin que la infraestructura vial crezca o se ordene mejor, para darle más fluidez. Necesitamos, entre otras medidas: (i) mayor y mejor transporte público; (ii) restricción de la circulación de vehículos por días, generando optimización del consumo y disciplina; (iii) mejorar la seguridad ciudadana para incentivar el tránsito peatonal y, en general, hacer una reformulación integral de la movilidad a nivel de Lima y Callao, es un gravísimo problema que muy pocos quieren enfrentar.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top