Madeleine Osterling

Madeleine Osterling

CRÓNICAS INTOLERANTES

Acerca de Madeleine Osterling:

SEÑOR PRESIDENTE, REGRESE AL PERÚ

Queremos un país dialogante, no un país con violencia y con insultos. No hay que pegar ni con el puño ni con la lengua. Queremos un país lleno de esperanza, lleno de futuro con oportunidades de salud y educación para todos”. Generalmente las palabras se las lleva el viento, pero no cuando se trata del presidente de la República, cada suspiro queda para la historia.

Son expresiones llenas de optimismo, pero vacías, que disocian la teoría de la praxis. Son palabras para un lugar de fantasía y no para el Perú, señor presidente. Su discurso lo traiciona, tiene que conectar el lenguaje con la cruda realidad de nuestro país y hablar de “entregables”, la gente quiere ver y tocar, no solo quiere floro bonito.

La situación de las víctimas del Niño costero es clamorosa. Debió hacerse un padrón oficial de víctimas, luego identificar terrenos alejados de las zonas inundadas para mudar a los damnificados, instalar carpas y acelerar la entrega de módulos para que puedan acceder a una vivienda temporal decente. Fuentes fidedignas me comentan que los damnificados, cansados de la inacción, han trasladado las carpas a sus viviendas derruidas o desaparecidas –vale decir, han regresado a la zona de peligro– y que posiblemente no utilicen el bono de S/ 500 ofrecido por el ministro Bruce para alquiler de viviendas, sino para consumo, a pesar de que firmen una declaración jurada. La gente miente por hambre o por viveza. ¿Estaríamos repitiendo la penosa experiencia de Forsur? ¿Acaso no hemos aprendido la lección o es solo para calmar las aguas y el inmenso descontento de la población abandonada luego de ocho meses del desastre? Además, hay una primera gran pregunta: ¿Existen “espacios”  –como los califica el Ministerio de Vivienda– para alquilar en una zona arrasada por la tragedia?

Son más 5,000 damnificados esperando la entrega de los módulos. Es el triste reflejo de la más absoluta incapacidad del Gobierno para atender problemas complejos, aunado a la habitual pugna de autoridades por buscar protagonismo, encabezadas por los gobiernos regionales, distritales, INEI, Indeci, Cofopri y Vivienda. No hay liderazgo ni trabajo en equipo, nadie quiere sembrar para que otro coseche, pero todos quieren estar en la foto. Los ingredientes perfectos para un gran fracaso.

Hoy se inicia CADE “Un solo Perú, no más cuerdas separadas”, con el poderoso mensaje que la economía y la institucionalidad tienen que caminar de la mano. Confiemos en que no solo se trate de un viaje interplanetario como lo fue el año pasado, lleno de promesas incumplidas. ¡El aterrizaje, aunque forzoso, tiene que darse ya!

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Multas de hasta S/ 2,075 por alertas falsas al 105   

Multas de hasta S/ 2,075 por alertas falsas al 105