Marcos Ibazeta Marino

Acerca de Marcos Ibazeta Marino:

GRAVE SITUACIÓN DE INDEFENSIÓN

Al retornar de un largo viaje recorriendo la carretera Panamericana conduciendo un auto particular hasta Chiclayo, para de allí enrumbar a Chachapoyas, visitar Kuélap y continuar viaje hasta Tarapoto desde donde, vía Juanjui, Tocache y Aucayacu, transitar hasta Tingo María de donde partimos hacia Huánuco para después subir hasta Cerro de Pasco, atravesar la Pampa de Junín y vía La Oroya descender hasta Lima; dejamos constancia en un artículo publicado a mediados de octubre del año pasado, el grave estado de abandono de las poblaciones del interior del país por parte del Estado.

La construcción de la autopista estaba paralizada en muchos tramos, los pueblos del norte seguían tal cual como antes del “Niño costero”, con el triste espectáculo de la inexistencia de alguna “obrita” de reconstrucción; los pueblos del Huallaga Central lucían abandonados y pobres, salvo alguna apariencia de bonanza en Juanjui y Tocache; ya desde entonces las lluvias en la selva eran muy copiosas, pero desde la Pampa de Junín hasta Matucana atravesamos un verdadero diluvio granizado, lo que nos llevó a llamar la atención pública mediante nuestra columna semanal, sobre la urgencia de terminar los trabajos de prevención en Chosica y aledaños.

Lamentablemente nada se hizo y las lluvias ya están nuevamente poniendo en peligro a la misma gente, los mismos lugares y bajo las mismas circunstancias, con el agravante de la casi segura destrucción de obras inconclusas hechas a destiempo que la fuerza de las aguas arrasará con toda su fuerza destructiva.

Perdimos un año en gestión, planificación, inversión y prevención con la apariencia de desgobierno y falta de liderazgo, en medio de una batahola de investigaciones sobre una generalizada corrupción, las cuales marchan con cuentagotas porque casi toda la información viene de Brasil y parece comprometer a toda la clase política nacional.

La confusión ha sido tal que no se ha sabido manejar el tema procesal de medidas cautelares para evitar la paralización de obras y la casi salida del mercado de las empresas vinculadas a la corrupción que tenían a su cargo casi todas las grandes obras públicas a nivel nacional, cuya afectación está llevando a la quiebra a las empresas nacionales proveedoras de aquellas y a la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo.

En este escenario y en mal momento se le ocurrió a la Corte Suprema fosilizar a la Sala Penal Nacional convirtiéndola en una Corte Superior… CONTINUARÁ.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Gobierno prohíbe a condenados por terrorismo trabajar en el Estado

Gobierno prohíbe a condenados por terrorismo trabajar en el Estado