Marcos Ibazeta Marino

Acerca de Marcos Ibazeta Marino:

¿INDEFENSIÓN E INGOBERNABILIDAD? (VIENE…)

En nuestra columna de la semana pasada mostramos un escenario nacional en el cual no se percibe gobierno ni gobernantes porque la población no percibe ni siente que, desde el poder, se ejecuten actos y que estos se traduzcan en bienes y servicios a su favor.

No sabemos para qué existe un Ministerio de la Producción o un Ministerio de Agricultura, si no logran armonizar previa planificación o análisis de mercado, la producción nacional para que los productores no se perjudiquen o, en todo caso, puedan prevenir con un adecuado control de daños, la caída drástica del precio de sus productos como está ocurriendo hoy con la papa.

La oposición radical al indulto otorgado al expresidente Fujimori, organizadora de marchas con la intención de convertirlas en grandes movilizaciones para fortalecer sus estrategias de lucha política, ven que sus objetivos se desinflan porque cada nueva marcha convoca menos gente y, con solo escuchar los discursos pro chavistas y pro Lula del inefable Gregorio Santos, aliado de Verónika Mendoza, la población va tomando distancia de ellos porque nadie quiere que nos conviertan en otra Venezuela.

En medio de investigaciones del Congreso, de la Fiscalía y decisiones judiciales, parece que todos se preocupan por defenderse y nadie por gobernar.

La débil organización de la Fiscalía para conducir tantas indagaciones ha llevado a dicha entidad a depender casi al ciento por ciento, de lo que las autoridades brasileñas le remitan o los datos que proporcionen las cabezas de las organizaciones utilizadas para generar tanta suciedad moral, sucediendo lo mismo con el Congreso de la República. La Sala Penal Nacional ha venido reaccionando con eficacia ante las iniciativas fiscales, con decisiones que pueden generar discrepancias pero que le han valido un enorme reconocimiento social.

La Corte Suprema, en vez de fortalecer esa Sala incorporando a la misma a los jueces anticorrupción, algo así como cuando se unieron las Salas de Terrorismo con la de Bandas Organizadas pero bajo una sola dirección, decide burocratizar a la primera mediatizando su actuar, para dinamizar la acción del grupo anticorrupción, generando una posible estructura de manipulación.

El Estado ya no tiene tiempo para consolidar su institucionalidad. La clase política está manchada por todos lados. Parece que hemos vuelto a los ochenta donde los asaltos a bancos y los asesinatos y robos serán pan de cada día y en cualquier lugar.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito