Ricardo Romero Talledo

Ricardo Romero Talledo

BRÚJULA COMERCIAL

Acerca de Ricardo Romero Talledo:

¿ESTAMOS AVANZANDO O RETROCEDIENDO?

El crecimiento de la economía peruana de los últimos años ha sido envidiable para muchos a nivel mundial, y especialmente en la región latinoamericana. Este logro ha sido, sin lugar a dudas, una fuente de orgullo y confianza en relación con las perspectivas sobre el futuro económico del Perú a pesar de los tímidos crecimientos de los tres años que acaban de pasar.

Pese a este avance, el cual nos brindaría señales sobre nuestro futuro, deberíamos preguntarnos qué tan sostenible será nuestro crecimiento en el tiempo. Una forma de encontrar algunas respuestas a esta interrogante sería analizando los resultados del Anuario de Competitividad Mundial 2017 (World Competitiveness Yearbook), publicado recientemente por el IMD, International Institute for Management Development, de Lausana, Suiza. En su última versión, el estudio incluye un ranking de 63 países, el cual analiza la competitividad en relación con cómo un país utiliza la totalidad de sus recursos y capacidades para aumentar la prosperidad de sus habitantes, agrupando cuatro factores esenciales: “desempeño económico”, “eficiencia de gobierno”, “eficiencia de negocios” e “infraestructura”.

Analizando los resultados para este año, podemos apreciar que el Perú alcanzó el puesto 55. Lo contradictorio está en el hecho de que en el año 2009 nuestro país se ubicó en el puesto 37. Esto significa que a pesar de los éxitos alcanzados en materia económica durante la última década, hemos retrocedido 18 posiciones desde el 2009. Por qué el retroceso, pregunté. Para encontrar la respuesta revisé cada uno de los factores analizados para cada año, y con respecto al “desempeño económico”, el comportamiento refleja la tendencia de la economía peruana, la cual ha sufrido contracciones recientemente. Al analizar las cifras de “infraestructura”, la historia no es nada optimista, ya que en todos los años el Perú se ubica en las últimas posiciones, y en el 2017 en el puesto 61.

Claramente los resultados del análisis del IMD reflejan un retroceso que tenemos que revertir inmediatamente. Si queremos construir las bases para un crecimiento sostenido, no podemos ignorar todos los factores que determinan la competitividad de un país, especialmente en materia de infraestructura. Sin una infraestructura adecuada difícilmente podremos asegurar la capacidad del Perú de competir en los mercados internacionales, por ende, avanzar en las condiciones necesarias para consolidar el bienestar de todos los peruanos.

 

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito