CUADERNO DE BITÁCORA

MUERTE BAJO EL SIGNO DE LA HECHICERÍA II

Maximiliana Pantoja Penadillo era conocida como “Corgo Macshi”. Sus padres fueron Catalina Pantoja Rojas y Primitiva Penadillo. Se dice que invocaba a los espíritus con una voz ronca brotada de su cuello de toro. Su aspecto ciclópeo era intimidante, pues parecía un árbol andando con intenciones de derribar todo a su paso, sobre todo en las madrugadas cuando se dirigía al cementerio, enfadada como un oso. Su rostro tenía grietas y manchas que ocultaba con su cabello de bisonte macho, y una quijada prominente a lo Carlos I. La segunda hechicera era Florentina Fernández, “Pulli”. Tuvo cinco hijos con el finado Francisco Ocaña. Era de contextura delgada y estatura baja. Se dice que leía la coca con cigarro en un estado de ensimismamiento insólito. Ambas se hicieron comadres y decidieron convivir para trabajar juntas las perversidades y algunas —mínimas— “limpias”. A ambas las asesinaron salvajemente, degollándolas sobre su catre, con sogas y ropas. El crimen fue presenciado por la sobrina de Florentina, Adela Aguirre Pantoja, quien debido a esto, sufrió secuelas psicológicas irreversibles. Los cadáveres aparecieron expuestos en la plaza del centro poblado una mañana de junio, evidenciándose  la crueldad de este doble crimen en sus cuerpos, pues en ambos se mostraban signos de ahorcamiento hechos con un ensañamiento tal que parecía que con un mínimo movimiento de sus cuerpos sus cabezas se desprenderían hasta rodar por el suelo como dos calabazas. Según los pobladores, ambas mujeres se habían ganado enemistades con gentes de otros pueblos que llegaban a acceder a sus servicios. “Algunas veces curaban, y otras no; así era”, me dice un poblador de la zona, ciertamente impresionado. Algunos vecinos refieren de cierta relación “pecadora” entre ambas hechiceras, pues se decía que eran pareja y que “dormían juntas, como marido y mujer”. Ocurrido el crimen, el lugar que antes sirvió “de cueva de brujería y satanismos”, es ahora un cuartucho deshabitado, sin los objetos rituales y personales que ambas mujeres solían usar en sus quehaceres diarios.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

  • ¿Cree que los casi US$ 400 millones que se mueven por presunto lavado de activos deben generar mayor firmeza en nuestras autoridades contra este delito?

    Cargando ... Cargando ...
Top