Ronald Arquiñigo

Ronald Arquiñigo

CUADERNO DE BITÁCORA

Acerca de Ronald Arquiñigo:

“¿Serías capaz de amar a este limeño triste y cansado?”

Esta carta le pertenece al joven Benjamín Klotz, alter ego de un escritor que alguna vez, de esto hace varios insomnios, asumió el papel de comisario y procedió a interrogarse sin cesar hasta agotar todas sus dudas y exigir sus fantasías:

“Dime, ¿dónde estás? ¿De qué ciudad eres? ¿Por qué te escondes? ¿Cómo te llamas? ¿Qué manías tienes? ¿Te enamoras con frecuencia? ¿Lloraste alguna vez toda una noche por un desamor hasta aferrarte a tu almohada? ¿Qué haces para saciar tus deseos? ¿Odias la sopa como Mafalda, aunque a Quino, su padre, le encante? ¿Cuál es tu postre favorito; que no sea melocotones enlatados?¿El plato que detestas? ¿Acaso el pescado, como yo? ¿El color que sueles vestir? ¿La música que escuchas? ¿Cómo consigues dormir cuando piensas en alguien afiebradamente? ¿Te gusta la luna cuando tiene ese amarillo Kodak entre las nubes? ¿Te gusta leer? ¿Acaso escribes un diario?

¿Sueñas con el amor de tu vida aún en la mesa, comiendo pescado? ¿Crees todavía en Dios, a pesar de todo? ¿Tu pasatiempo favorito cuando descansas de los estudios? ¿O quizá del trabajo? ¿Eres vanidosa, sensual o más bien fría? ¿La mascota que prefieres? ¿La flor que te hace suspirar? ¿Te gusta el verano asfixiante para amar? ¿O mejor el otoño, como a mí? ¿Cuál es tu música favorita?

¿Cantas, bailas, tocas algún instrumento? ¿Tienes hermanos, hermanas? ¿O hija única? ¿Te enojas con facilidad? ¿Eres graciosa? ¿O más bien seria? ¿Te gusta el mar de noche? ¿Los algodones de azúcar en día de feria? ¿Te gustan las películas en blanco y negro? ¿La poesía que no sea de Neruda ni de Bécquer? ¿Las pinturas de Watteau o Fragonard? ¿Eres romántica? ¿Has amado alguna vez? ¿Quisieras intentarlo? ¿Serías capaz de amar a este limeño triste y cansado? ¿A este limeño de anteojos, labios gruesos, despeinado y mirada lánguida? ¿De amarme y ser tan buena amante como compañera? ¿Asumirías el riesgo? ¿Por qué te escondes? Dime, ¿dónde estás? Acércate, por favor. Para este juego. Me aburrí. Detesto esperarte. Necesito verte, abrazarte, decirte que te amo. Ya te escondiste mucho. Mi vida necesita de ti. Sal, el juego terminó”.

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito

Viaje de congresistas a Rusia genera descrédito