DESBORDE DEL RECLAMO PROFESORAL

Desde el pasado 15 de junio, el magisterio se encuentra acatando una huelga que cada vez acarrea mayores consecuencias para el Gobierno. Así, por ejemplo, en el Cusco, lugar donde se inició la medida de protesta, se dañaron las propiedades pública y privada y se afectó el turismo.

La huelga fue convocada por el Sutep. Resumiendo, en el pliego se solicitó el aumento del piso de la escala salarial, la misma que actualmente asciende a S/ 1,780; a su vez, se crítica el sistema de funcionamiento de la Evaluación de Desempeño Docente (EDD), la misma que fue suspendida con ocasión de la huelga de profesores.

Ante ello, el Minedu sostuvo reuniones con los representantes de aquel gremio de educadores los días 13 y 14 de julio. Tras las conversaciones, se acordó elevar el piso salarial con efectividad a partir del próximo año; asimismo, el Ministerio se comprometió a capacitar a los docentes previo a la rendición de la EDD (Fuente Diario Gestión, del 15 de julio de 2017). Como contrapartida, el secretario general de este gremio invocó a sus integrantes a volver a las aulas.

Lo anormal de esta situación es que docentes de otros gremios desconocieron estos acuerdos, lo cual generó que a inicios de semana los SUTE regionales de Lima Provincias, Cusco, Pasco y Lambayeque negocien directamente con la ministra Marilú Martens.

En el acta firmada por los SUTE mencionados, se acordó, entre otros, el aumento del piso salarial a S/ 2,000 y la elaboración de un estudio técnico que permita la viabilidad de un aumento de mayores proporciones para el año 2021.

No obstante, muchos docentes mostraron su sorpresa ante esta serie de acuerdos arribados entre los SUTE regionales y el MInedu. En ese sentido, señalaron que los dirigentes de esos gremios no los representan.

Finalmente, el último jueves, dirigentes del Conare mantuvieron conversaciones con congresistas en el Parlamento.

Apreciado lector, como podrá advertir de este sucinto relato, la huelga nacional de docentes se ha desbordado y descontrolado. Existen varios dirigentes sindicales representantes del Sutep, Suter y Conare, los mismos que, en el mejor de los casos, participan en mesas de trabajo por su cuenta. Esto puede ser peligroso porque el Gobierno podría arribar a acuerdos paralelos con distintos beneficios para diversos grupos de docentes.

Sin perjuicio de este riesgo, lo realmente preocupante es que muchos profesores son afiliados a Conare, gremio radical y con evidentes vínculos con el brazo político de Sendero Luminoso, el cual no ha sido invitado a participar en las mesas de diálogo con justa razón, pues lo contrario implicaría negociar con personas que no creen en el respeto a los derechos humanos.

Independientemente de que como efecto del trato directo entre Presidente y gremios, se deslegitime a la ministra de Educación, el principal problema a solucionar por el Ejecutivo será convencer a los agremiados no dirigentes del Conare a volver a las aulas a fin de no afectar a los niños y adolescentes de nuestro país.

 

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top